domingo, 4 de septiembre de 2011

Marea verde


La de hoy está siendo, sin duda, una jornada intensa. Un domingo en el que muchos nos hemos lanzado a la calle para teñirla de verde, ese verde que se ha convertido -desde hace ya meses- en el símbolo de una lucha de todos: la defensa por una educación pública digna y de calidad. Una educación pública que ciertos políticos intentan socavar en un acto de -si somos ingenuos- puro cortoplacismo o de -si somos realistas- afán por privatizar lo que es público y convertir en accesible solo para unos pocos lo que ha de ser de todos.

Así que, esta mañana, a las 11 h. nos hemos reunido muchos profesores en Vitruvio, 11, apoyar con nuestra presencia a los compañeros que permanecen encerrados allí desde este viernes (¡ánimo y gracias a toda la gente de @encierroJPD!). Y lo mejor es que no solo éramos docentes, sino también padres, madres, familias completas y más de un presidente y de una presidenta de diversas AMPAS.

Acudieron los medios, algunos con intenciones de tergiversar lo que se decía, otros por puro afán informativo. Y, de repente, el color verde ha vuelto a colarse en los telediarios de las tres -La 1, Cuatro, la Sexta...- y se han oído las voces que -más allá de cualquier otro color político que no sea este verde de la escuela pública- clamamos contra el destrozo de la educación. Contra la agonía que -si nos cruzamos de brazos- seguirá viviendo -y sufriendo- todo lo público.

Entre otros pequeños -o grandes- logros, los tuiteros hemos conseguido que el lema #encierroVitruvio se convirtiera en "trend topic" (perdonen el anglicismo, que luego mis detractores -que van siendo cada vez más, me temo- ya se encargarán de criticar). Y esto, aunque parezca una simple anécdota, no lo es en absoluto. La visibilidad -ya sea en la red, ya en la calle- no es jamás algo nimio, sino un arma eficaz y necesaria. Y en eso tendrán que disculpar que aluda a otro de mis luchas cotidianas, pero llevo muchos años trabajando en temas de igualdad del colectivo LGTB como para no insistir en la importancia de la visibilidad a la hora de concienciar, movilizar y conseguir unos objetivos claros y no siempre sencillos.

Por eso, supongo, me ha desanimado un poco que faltaran en la concentración muchos de mis compañeros. Ya fueran funcionarios con plaza, ya algunos de los más de 1000 funcionarios en expectativa y -a fecha de hoy- aún sin destino, ya cientos de los 3000 interinos que no podrán trabajar con nosotros este año. Éramos muchos, sí, pero no tantos como debemos ser. No tantos como es preciso que seamos si queremos que se nos escuche.

Hay quien insiste en que es preciso hacer huelgas salvajes, o tomar medidas radicales, o emprender acciones más dañinas. Yo, honestamente, creo que no hay daño mayor para nuestra -cerrada- Consejería que seguir siendo visibles para que la sociedad sepa, en realidad, en qué consiste el modelo educativo -privatizador y elitista- que defienden. No hay mayor daño -y más aún, en unos meses de tensión preelectoral- que seguir sumando fuerzas para demostrar que esta no es una lucha solo de los profesores sino, como ha quedado patente hoy en Vitruvio, de toda la comunidad educativa.

Pero para que todo eso surta efecto, para que los medios sigan haciéndose eco de nuestras demandas, para que nuestra voz se siga escuchando con fuerza en defensa de la dignidad de nuestras aulas y del futuro de nuestros alumnos, hemos de ser muchos no solo en la red -ya sea en Twitter, ya en Facebook, ya en un blog...- sino, sobre todo, en las calles. Llenándolas de verde. De consignas que, como las de hoy, recuerden que no se puede seguir recortando en la escuela pública mientras se apuesta, de forma obscena de puro obvio, por la privada y por la concertada religiosa.

Durante un momento sentí, lo confieso, una cierta inquietud ante las ausencias. Pero, por otro lado, un compañero -¡cuánta gente estupenda estoy conociendo en esta larga lucha!- me ha convencido de que todo esto es un largo proceso, de que la impaciencia no conduce a nada, de que estamos siendo muchos más de los que hemos sido en todos estos últimos años. Y gracias a esas palabras he pensado que sí, que lo de hoy es un importante paso más, otra batalla en una guerra muy complicada donde, sin embargo, cada vez sumamos más apoyos y alianzas.

Por eso hoy escribo este post, para dar las gracias a quienes habéis estado -a las 11, a las 18, a cualquier hora- allí. Y, sobre todo, para pedir que nadie falte a la concentración del miércoles 7 a las 18 h. frente a la Consejería de Educación (c/ Alcalá 32). Porque esa tarde la asistencia ha de ser masiva. Descomunal. Abrumadora. Esa tarde ha de ser de todos los que creemos en la educación pública. Da igual quiénes seamos. Profesores, padres, alumnos... En definitiva, ciudadanos.



17 comentarios:

Rongbuk dijo...

Si supiera que el mundo se va a acabar mañana, yo aun hoy daría una clase a un niño.

BIBLOS dijo...

Yo estaba allí, Fernando. Y es verdad que esperaba que hubiera más gente, pero hay que tener paciencia: muchos compañeros (los que no están en las redes sociales) no sabían nada de la convocatoria, otros estuvieron ayer y otros van a estar esta tarde. Es importante, eso sí, que TODOS acudamos a la concentración del día 7. Tú lo has expresado muy bien: es una cuestión de no cruzarse de brazos ni mirar hacia otro lado. Quizá sea sólo un gesto, pero un gesto absolutamente necesario.
Mil gracias por el esfuerzo que estás haciendo. Envidio tu energía. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Hola, algunos no estábamos hoy, pero sí fuimos ayer, mañana y tarde... hoy exámenes que corregir, notas al afdi...pero lo he visto por la tele y érais más que ayer. Lo de la difución en la web está bien, pero muchos muchísimos compañeros y padres no están ahí, tenemos que dejarnos ver en la calle, empapelar los centros, informar a los padres en asambleas, concentrarnos, encerrarnos... e ir a la huelga!!

Gloria Raposo dijo...

He leído algunas de las entradas y muchos de los comentarios negativos que han puesto y me parece increíble lo que he visto. Mi primo es profesor y durante la preparatoria de la oposición le he visto en casa, encerrado en su habitación estudiando durante todo el santo día, con apuntes por aquí y apuntes por allá. Apenas se permitía el lujo de salir con sus amigos y aún así, sacaba tiempo para ayudarnos a mis hermanas y a mí con los deberes.
Hace falta tener experiencia para poder hablar del verdadero trabajo realizado por un profesor. Aunque durante ellas muchos trabajéis, estáis sujetos a las vacaciones de los alumnos. He visto a profesores soportar a “gentuza” (porque quienes van al instituto a calentar la silla y tocar las narices no son estudiantes, contando tanto nacionales como extranjeros) reírse de ellos, molestar mientras explican y cualquier cosa que podáis imaginar. Soportan motes estúpidos, bromas de mal gusto e insultos, y sin embargo, siguen haciendo su trabajo, dando una sonrisa a aquellos alumnos que verdaderamente prestan atención.
Los he visto de todo tipo y me han dicho multitud de cosas, desde que “no importa quien suspenda, porque ella cobrará igual” hasta estar contentos de que alumnos “problemáticos” dejaran de serlo.
He asistido al colegio público y después a un instituto público. He visto como los profesores que quedaban por las tardes en el centro y como muchos de ellos comían en la cafetería. Los he visto cargados de trabajo y aún así mantener una sonrisa en la cara. Los he visto helarse de frío en el patio, simplemente cumpliendo con su guardia para neutralizar los problemas que los niños mimados producen.
Por experiencia puedo decir que se merecen esas vacaciones y el sueldo que tienen. Sufrieron para llegar donde está y ahora siguen sufriendo a los alumnos sin modales. Soportan a los padres que creen que su hijo es un santo cuando en realidad es quien inicia todas las broncas. Soportan lloriqueos de supuestos “estudiantes” y tratan de todas las maneras posibles transmitir unos conocimientos y unos modales, modelando futuras personas civilizadas.
Desde que inició todo esto, estoy a favor de la huelga. La educación debe ser pública, sobre todo siendo obligatoria. Todos merecemos tener un mínimo de conocimientos, sin importar nuestra condición social.

Anónimo dijo...

¿Que tal si dejamos de indignarnos y reconocemos nuestras culpas? Salvando las honrosas excepciones -que las hay_ ¿Cuando se ha apoyado un expediente a los profes que no cumplen con sus obligaciones? ¿Cuando se ha puesto a los alumnos y sus familias por delante de las miserias cotidianas de "mi horario" y "mis derechos"? ¿Quién se ha plantado frente a la dejación de responsabilidades y mirar para otro lado? La huelga del 14 es indefendible y me niego a ser un pelele en manos de unos sindicatos que solo protestan por sus subvenciones y que -verdaderamente- no nos representan. Si se paraliza un centro se le está haciendo el juego a quines dejan España con 5 millones de parados y la educación hecha unos zorros, con uno de los mayores fracasos de Europa sin que dimita ni el Ministro de Educación. Ese PSOE que quiere mantenerse con disturbios y mentiras.
Todos tenemos que arrimar el hombro porque si no nos hundimos

chema dijo...

Os recomiendo vivamente el artículo de Gudalupe Jover que aparece hoy en El País edición digital -acceso gratuito-. Son tres páginas que no tienen desperdicio, pero no sólo por lo que ahí se dice, que aclara a la perfección el estado en el que quedaría la educación pública si salen adelante las instrucciones de la Consejería de Educación, sino también por venir de una profe que ya lleva años revindicando una nueva forma de educación. La lectura de su libro Un mundo por leer creo que es imprescindible para todos los docentes, no sólo lo de Lengua, como lo es también Hablar, escuchar, conversar, donde se trabaja el uso de la lengua oral en clase. Y eso por no remontarme a sus artículos en El País en 2005 y 2006, muchos de los cuales se pueden leer en internet.

chema dijo...

Imaginemos que soy un lector del periódico El Mundo y que leo el artículo sobre "Las 10 mentiras del conflicto en Educación" y que, además, tampoco conozco mucho de lo que se cuece en ese "conflicto" - vamos, lo que les ocurre a varios anónimos de este blog sin ir más lejos, que hablan de oídas, de lo que vivieron hace veinte años,de lo que les contó no sé qué pariente lejano...- Pues bien, como en el artículo de Guadalupe Jover que acabo de recomendar se explica muy bien todo ello no seré yo quien pase a repetirlo de nuevo.
Sólo me gustaría añadir que si a ese periódico no se salen las cuentas tal vez sea porque los cerca de 3000 interninos a los que no se va a contratar no sólo son de Secundaria, sino también de primaria. Además, no sé cómo no se verá afectada y muy perjudicada la enseñanza cuando no habrá desdobles en varias asignaturas -y eso lo dice hasta la Consejería, señores periodistas, hay que leer bien las cosas- y las clases tendrán no menos de treinta alumnos (me puedo imaginar lo muy bilingües que va a salir los chicos en unas aulas saturadas), porque no sé de dónde saca El Mundo que en Madrid hay una ratio inferior a la de Finlandia u otros países (lo que hace el no leer ni los blogs de otros países, ni conversar con los profesores que vienen de otras naciones o el no saber que, entre otras cosas, los "vagos" de los profesores también organizamos intercambios con centros de no pocos países).
Hay muchas más cosas que se pueden ir desmontando de ese artículo mentiroso, pero como seguro que otros compañeros lo irán haciendo a lo largo de las próximas hora, les cedo el turno de palabra.

Vir dijo...

Muchas gracias por este blog Fernando y también a las personas que escriben comentarios inteligentes. Es por todos vosotros que estoy al día con todo lo que está sucediendo en la Comunidad de Madrid con respecto a la educación y abriendo los ojos a los que están a mi alrededor. Porque si fuera por los medios de comunicación de este país no obtendría más que mentiras.

Por último,tras las sabias palabras de "nuestra" Consejera, sólo me queda decir, las no menos sabias de David Simon, periodista y creador de la serie The Wire: "La dirección dice: "Tenemos que funcionar con menos. Esa chorrada la suele decir la gente a la que sólo le interesa la cuenta de resultados. pues no, señor: con menos siempre se hace MENOS"

Pues lo dicho.

Anónimo dijo...

Profesoras, madres, alumnas... En definitiva, ciudadanas estamos y estaremos ahí, como siempre

la cónica dijo...

La comunidad educativa va a ser la que consiga que lo imposible no sólo empiece a se posible, sino más público, gratuito, laico y científico que nunca.

Los días que no estemos despertando a los alumnos a las 8:30 para que quiten el polvo a los libros, les estaremos despertando la curiosidad y la creatividad.

Buen blog!

Anónimo dijo...

Tengo una duda que me ronda la cabeza ¿Qué opinas sobre la enseñanza corcetada NO religiosa? Crees que juega con ventaja, que goza de unos privilegios de los que no gozan los públicos? Ah, y otra cosa, esto no es una pregunta es una aclaración. Los colegios concertados NO religiosos son completamente gratuítos. Están siempre con el miedo al cierre, y por eso los profesores y profesoras se dejan la vida en ellos. Un trabajo que siempre se infravalora y se malpaga.

luis quiñones dijo...

Después de escucharte en la Cadena Ser hoy mismo, inauguro yo también una amistad. Estoy seguro que aunando esfuerzos, como hacemos cada día, conseguiremos el cambio que perseguimos. Mi más sincera enhorabuena por tu blog y por tu activa participación en esta historia que tanto nos afecta.

Gracias por habernos representado tan bien en una emisora de radio.

Respecto de la carta con faltas de ortografía que yo también he recibido, Figar está diciendo que está manipulada, lo que es absolutamente falso. Han sido el hazmereír de todo el colectivo de profesores, en el que confío plenamente para salir de esta agresión a la que nos hemos visto sometidos.

Un fuerte abrazo, compañero.

ANZAGA dijo...

Esperemos un poco de cordura en los políticos. Aquí en Castilla la Mancha la preocupación es cada vez mayor...

Te dejo el enlace.

http://unpaseomanchego.blogspot.com/2011/09/por-la-educacion-y-la-sanidad-en.html

Saludos.

chema dijo...

En la entrevista del ABC de hoy (6de septiembre)martes con Lucía Figar, la Consejera de Educación de Madrid afirma -sin ruborizarse - que todos los recortes que aparecen en las desgraciadamente famosas "Instrucciones para el inicio del curso"- no implican "una disminución de recursos, clases de refuerzo, clases de apoyo, prácticas de laboratorio, clases de conversación de inglés..." Por favor, no pensemos que lo dice desde el cinismo; no, yo simplemente creo que la explicación de esas palabras es que no sabe cómo funciona un centro educativo público de secundaria.
Pero eso tiene fácil solución: desde aquí le invitamos cordialmente a que visite cualquiera de los muchos institutos de secundaria o los centros de FP. Y una vez allí, que pregunte a profesores, padres, alumnos, personal no docente y ... Vaya, iba a poner a alguien del departamento de orientación, pero como prácticamente los han desmantelado, tal vez se lo encuentre cerrado. Y una vez que con mucho tiempo y paciencia haya escuchado a todos los miembros de la comunidad educativa, entonces quizás se haga una idea cabal de lo que es un centro educativo; esos lugares cuya responsable máxima en Madrid es ella y que, por desgracia, desconoce por completo.

Anónimo dijo...

Un abrazo, profe:
Soy una indignadísima madre de dos alumnos de primaria en un CEIP. Propongo que los padres presionemos a los Consejos Escolares para que se sustituya el uniforme obligatorio (en mi cole, impuesto por el Consejo Escolar, sin ninguna consulta previa de ningún tipo a los padres...) por las camisetas verdes con el lema "E.P. de todos para todos". Y, el primer día, deberíamos llevarlos a todos así vestidos. A ver si la presidenta es capaz de hacerse la foto inaugurando el curso con todas las criaturitas vistiendo la camiseta. Lo mismo también les amonesta.
Perdón por el tono, pero es que estoy enfadadísima.
Un beso y ánimo, aunque me temo que las cosas pintan fatal.
Marta

adrianbegona dijo...

Estimado Fernando:

Te enlazo un artículo que he escrito dando sobre la situación de la enseñanza, por si es de tu interés: http://adrianbegona.wordpress.com/

Un cordial saludo,

Adrián

manos que imaginan dijo...

Hola, compañero:
Si la gente supiera la suerte de tener esta enseñanza pública...
Si la gente supiera lo mal que está la enseñanza concertada, y cómo "les venden la moto..." (profesores dando muchísimas asignaturas diferentes sin ser especialistas, cobro de tasas ilegales, aulas muy masificadas, etc.)
Llevamos años soportando constantes ataques a la educación pública; llegó un momento incluso en que muchos profesores de esta última asumieron cierto complejo de inferioridad respecto de la enseñanza privada, como si esta fuera maravillosa.
He trabajado en la concertada y en la pública, y digo sin ninguna duda que mis hijos irán a la escuela pública,porque allí les darán la mejor educación.
Para mí es una doble tragedia: no sólo perderé mi trabajo como interina, sino que mis hijos perderán el derecho a disfrutar de una educación pública de calidad.