jueves, 7 de junio de 2012

Desnudo bloguero


No lo puedo evitar: cuando leo un blog -y sigo unos cuantos desde hace tiempo...-, siempre me pregunto cómo será la voz de la persona que lo escribe. Supongo que mi pasión por el teatro tiene la culpa (deformación profesional, lo llaman) de esa curiosidad sobre cómo se moverá su autor, cómo hablará, cómo se expresará más allá de estas líneas...

Esa, en cierto modo, es la idea que tuvo mi editorial -Ñaque- cuando me propusieron grabar este vídeo sobre Cuando fuimos dos en uno de mis rincones predilectos de Chueca: el café Acuarela, donde -en mis años de universitario- pasé más de una tarde fingiendo copiar apuntes..., y donde ahora -unos cuantos años después-, tan pronto empiezo allí las copas de una noche de fiesta como, en ciertas tardes, anoto ideas sobre futuras novelas u obras de teatro en algunos de los cuadernos que (apunten por si alguna vez quieren regalarme algo) me encanta coleccionar.

El vídeo resultante es tan casero como simpático y, sobre todo, natural (sin guión y, es más, hasta sin micrófono, como podrán comprobar). Justo algunos de los adjetivos que usaría para definir a la maravillosa gente de Ñaque, editores enamorados del teatro y que luchan por sacar adelante un proyecto cultural absolutamente imprescindible -y señero- en nuestro país. Para mí, es todo un honor que Cuando fuimos dos haya llegado a su colección y que comparta sello con autores que admiro tanto como Juan Mayorga o Ignacio Amestoy. 

Si alguien tiene el mismo vicio voyeurístico que yo, aquí podrá poner voz y movimientos al bloguero que se oculta tras esta (verde) pantalla. Comprobará el curioso (que no ocioso) lector, la tendencia de dicho bloguero a mover mucho las manos y a intentar dibujar con ellas las palabras. Y, de paso, entenderá un poco mejor qué es ese Cuando fuimos dos que presento el día 23 de junio (ando con ello tan emocionado como nervioso) y en el que he dejado -y desnudado- mucho de mí mismo. Aquí les dejo, vía YouTube, la primera parte de ese desnudo... Que lo disfruten ;)


5 comentarios:

Rusta dijo...

A mí me ocurre lo contrario: no siento ningún deseo por escuchar la voz del bloguero, a veces incluso evito ver sus vídeos (no ha sido este caso. Imaginar cómo es la persona que es la persona que hay detrás, sin verle ni escucharle, también tiene su encanto :).

¡Suerte con la publicación de la obra!

Fernando J. López dijo...

Gracias!! Yo es que soy de natural curioso... ;-) Un abrazo fuerte!

Anónimo dijo...

Me encanta escuchar tu voz pero ya sabes que te sigo mucho y ya te había escuchado en la radio más de una vez!!! Genial e informal entrevista.

Anónimo dijo...

La de antes era yo Arual!

Anónimo dijo...

¿cualquier tipo de pareja? dos chicos, dos chicas, chico y chica. ¿acaso estos son 'tipos' de parejas? Esa igualdad de la que tanto hablamos ni siquiera los que estamos a favor de ella la tenemos presente. Si de verdad tuvieramos la mente abierta no habría comentarios como este, deberia ser obvio que se puede aplicar a 'cualquier tipo de pareja' si esque los hay.

Un abrazo
Irene