sábado, 13 de agosto de 2011

Quiero una escuela laica


Desde esta semana, mi instituto (público y, por tanto, laico) será albergue de peregrinos de la JMJC -perdonen, pero lo de JMJ me parece un hurto léxico, puesto que no se trata de toda la J(uventud), sino solo de la J(uventud) C(atólica), por mucho que los vergonzantes carteles que han colgado en la misma sede de la Consejería de Educación madrileña (vide supra) haciendo apología de dicha visita insistan en los contrario. La conversión de mi centro escolar en un improvisado motel ha sido, por supuesto, forzosa, ya que la Comunidad de Madrid no dio opción a los claustros ni directivas a opinar al respecto, sino que decidió emplearlos con un ánimo que no se puede calificar más que de déspota y cortijero. Esta decisión, cómo no, ha alterado las vacaciones de los conserjes -personal no docente al que olvidamos con lamentable frecuencia y que, sin embargo, forma parte esencial de la comunidad educativa- y les ha obligado a cancelar sus planes para estar disponibles y atender a cuanto JC (joven cristiano) se les presente en pleno agosto.

No solo no recuerdo que se hayan cedido los colegios e institutos públicos para ninguna otra causa en los años que llevo en la enseñanza (¿imaginan que fueran propuestos como albergues y residencias para jóvenes y adolescentes sin recursos que quisieran asistir al próximo Orgullo Gay 2012?), sino que ni siquiera están disponibles para los alumnos y profesores que querríamos disponer de ellos en beneficio de nuestros estudiantes. Así, por ejemplo, en mi centro solo se puede abrir dos tardes a la semana pues, según la Comunidad, no hay presupuesto para que un conserje se encuentre allí el resto de la semana (es más, este año la directiva tuvo que hacer malabares para poder llegar a junio ante la ridícula partida que se nos concedió). Esto hace que aquellos profesores que llevamos a cabo actividades extraescolares vespertinas -y, como ya se ha dicho más de una vez en este blog, voluntarias y no remuneradas- tengamos que concentrarlas en esa dos únicas tardes, sin darnos mayor disponibilidad de horarios que pudiesen beneficiar tanto a los chicos, como a sus familias y a nosotros mismos.

Está claro que el coste de mantener los centros abiertos y activos por la tarde (lo que permite integrar y motivar aún más a los alumnos, especialmente en sitios y entornos conflictivos) es mucho menos interesante para la Comunidad de Madrid que el gasto que supone regalar estos mismos centros a unos peregrinos cuyo uso de nuestras instalaciones supondrá un trabajo extra de limpieza y acondicionamiento que tampoco sabemos quién va a pagar. Es más, puede que no lo pague nadie y que se limiten a pedir un esfuerzo extra por parte del personal de limpieza (de nuevo, el olvidado personal no docente) para que el curso pueda comenzar en la fecha prevista (si es que la huelga -cada vez más previsible y, esperemos, segura- lo permite).

De todos modos, gracias a las labores privatizadoras -y al gusto por el adoctrinamiento- de nuestra Consejería de Educación, ya no tendré que preocuparme por esas actividades fuera del horario escolar que, posiblemente, ni siquiera podré realizar el curso próximo. Y no solo porque dudo que impartiendo materias que no son la mía a grupos de 40 alumnos -y con un horario ampliado- pueda tener tiempo para ello, sino porque esas actividades ya no están en manos del claustro, sino que han sido cedidas -a través de un maquiavélico plan llamado Refuerza- a la organización Empieza por educar, fundación perteneciente a la secta ultraliberal Teach for America (y de la que pueden obtener más información en este aterrador enlace). Hasta ahora, los centros coordinábamos esos planes y, tal y como sucedía en el mío, no solo colaborámos profesores, sino también antiguos alumnos. Ahora, todo eso se sustituye por una externalización de los recursos que permite la incorporación de una empresa privada a los institutos públicos. Y no de una empresa cualquiera, por supuesto, sino de una organización extremista dispuesta a catequizar a nuestros alumnos -especialmente, a los más débiles (e influenciables) desde el punto de vista socioecónomico, tal y como afirman en su ideario- para convencerles de que el Tea Party es el camino de la salvación.

Y no solo estamos hablando del plan Refuerza, sino de un proyecto mucho más ambicioso que, tal y como se desprende de las (deficientes y escasamente lúcidas) declaraciones de nuestras Consejera y Viceconsejera (que no fueron dotadas con el don de la palabra), su idea es que estos estudiantes seleccionados sin haber pasado por las oposiciones que hemos vivido los demás, puedan ocupar -más adelante- puestos educativos en horario lectivo. De momento, ya hay tres centros de los llamados bilingües (no sé si se habrá sumado alguno más) en los que algunas de esas horas lectivas serán impartidas este curso por nativos irlandeses -no funcionarios ni interinos- que tampoco han pasado proceso de selección alguno y que, sin embargo, ejercerán como un miembro más del claustro. Son casos aislados, desde luego, pero se trata de excepciones graves, ilegales y, peor aún, peligrosísimas, pues sientan las bases para que esas anomalías se conviertan en algo generalizado. Así pasó con los recortes de interinos, que han ido in crescendo desde hace dos años hasta la supresión brutal de 3000 plazas este año. Por eso, supongo, me sorprendía que en las manifestaciones de estos últimos cursos fuésemos siempre tan pocos los docentes que alzábamos voces y pancartas. Al fin hemos despertado, sí, aunque haya sido tarde. Solo espero que el despertar sea activo y, sobre todo, duradero.

En cualquier caso, tampoco es nueva esta presencia en nuestros centros de profesores que no han pasado por un proceso de oposición, garantía -por cierto- no solo de que se dispone de los conocimientos necesarios sobre la materia, sino también de que existirá heterogeneidad ideológica en los claustros, pues los de la educación pública están formados por docentes de tendencias y creencias de lo más diverso, profesores a los que solo nos une un proceso de selección sin control ideológico alguno (como sí ocurre en la concertada). No, la presencia de profesores ajenos a ese proceso selectivo sucede también con los profesores de religión, materia que debería estar -de una vez- fuera de nuestras aulas y que ningún partido -ni siquiera de izquierdas- se atreve a afrontar con valentía y sentido común. Mientras alguien cae en la cuenta de que las aulas públicas no pueden ser lugares de catequización (para ello ya tienen las iglesias y, cómo no, los colegios concertados, también financiados -qué curioso- con dinero público), los claustros de la enseñanza pública siguen teniendo en sus filas a docentes elegidos a dedo por la propia Iglesia y que, por supuesto, han de respetar todas sus normas, por obsoletas que resulten (recuerden, si no, el caso de Resurrección Galera, profesora de religión despedida por vivir con un hombre divorciado, algo que contravenía -según ellos- la recta moral cristiana).

Así pues, los horarios de nuestros alumnos suman una o dos horas -depende del curso- de formación religiosa (no hablamos aquí de cultura, ni de iconografía, ni de historia de las religiones: esa materia -enfocada no solo desde el cristianismo- sí podría ser útil si fuera evaluable y plural), hecho que genera -a su vez- la creación de otras optativas absurdas y no evaluables para que los estudiantes que no quieran hacer religión puedan perder el tiempo en sus respectivas aulas. Así, nacieron engendros como la MAE, en la que supuestamente se enseñan técnicas de estudio y que, en realidad, solo consiste en evitar que los chicos armen una bronca monumental al saber que están ante una materia que no tiene nota ni validez académica alguna (un modo estupendo de desautorizar al profesor que la imparte). Dos horas que, en vez de emplearse para difundir las ideas (morales y éticas) de la iglesia católica en un aula pública (¿nos parecería igualmente correcto que se hiciese apología del uso del burka en esas sesiones, por ejemplo?), podrían ser muy bien empleadas en Música, o en Plástica, o en Educación Física, o en cualquiera de esas materias que tienen un horario ridículo y que, mientras no se potencien, nos aseguran seguir siendo un país tan provinciano y paleto -vean los datos de audiencia de Sálvame para comprobarlo- ahora lo somos.

Supongo que nos faltó un auténtico siglo XVIII, una verdadera Ilustración -la nuestra fue superficial y tardía, pese a alguna voz brillante a la que, por supuesto, se intentó acallar- que nos permitiera caminar hacia un laicismo real y necesario. Un laicismo que no tiene nada que ver con atacar a la religión -por mucho que Rouco y sus afines, el Papa incluido, se empeñen en ello con sus voces siempre beligerantes y crispadas-, sino con respetar cualquier tipo de fe y exigir, a un tiempo, que no se imponga ni interfiera en cuestiones que nada tienen que ver con las creencias individuales. El laicismo no pretende atacar a nadie, pero sí exige una separación iglesia-Estado real y necesaria, una separación que seguirá siendo solo hipotética mientras la religión siga presente en nuestras aulas.

La cesión de nuestros colegios e institutos a la JMJC no es más que otra nueva prueba de ello. Empieza por albergar. Empieza por utilizar los centros públicos como a ti te convenga. Empieza por catequizar manteniendo la religión en nuestras aulas. Y, por supuesto, empieza por educar (bajo una férrea bandera ideológica, por ejempo, la del Tea Party) y por privatizar (deprisa y, cuanto más, mejor). Ese es el triste -y único- credo de nuestra Consejería. Un credo que, de momento, imponen a su antojo y que, ojalá, podamos detener... Aún estamos a tiempo.

60 comentarios:

Noelia Carrasco dijo...

Sigo tu blog frecuentemente, aunque desde la sombra, pero esta vez me he decicido a escribir un comentario, porque lo que está ocurriendo en tu Comunidad clama al cielo!!
También soy profesora de Secundaria de Lengua y Literatura, en Aragón, y tiemblo cada vez que tengo noticias con lo que ocurre en Educación en Madrid, sobre todo porque en Aragón Luisa Fernanda Rudi ha ocupado el gobierno aragonés y ya se sabe, cuando las barbas de tu vecino veas pelar...
Pero el detonante de escribir estas líneas tiene que ver con la realización esta semana de un curso en la UIMP con Antonio Muñoz Molina, al cual le preguntaron por su opinión sobre el estado de la Educación en España, y me vi reflejada en ella, es similar a la que expones en este blog, similar a la mía y a la de tantos de mis compañeros... pero la puntilla fue cuando nos culpó, en parte, por esta situación de la que en voz baja y aisladamente nos quejamos, a veces en pequeños grupúsculos, pero casi nunca a plena voz en grito, ¿por qué? nos inquirió, y tiene toda la razón!
Espero que un blog como el tuyo tenga una gran difusión, yo lo conocí a través de facebbok, y que sea uno de los gérmenes que nos hagan reaccionar, salir a la calle, no dejarnos pisotear más, y luchar por nuestro trabajo, nuestros alumno y su dignidad, y la nuestra, por supuesto!
Enhorabuena por la labor que realizas.
Un saludo

Fernando J. López dijo...

Muchas gracias, Noelia. Y sí, estoy totalmente de acuerdo contigo: hagamos que se oiga -fuerte y claro- nuestra voz. Un saludo, F.

BIBLOS dijo...

Gracias, Nando.

Ana dijo...

Gran artículo, con tu permiso (y dejando clara que la autoría es tuya, claro) lo difundo

plazamoyua.com dijo...

Hola Fernando, gracias por el artículo.

Tengo algunos comentarios. Por partes, o temas, que antes de acabar ya veo que hay tela.

Adoctrinamiento, etc.

Estás preocupado por un adoctrinamiento que te resulta insoportable. Lo comprendo. Lo que dudo es si te parece insoportable todo adoctrinamiento, o sólo te parece insoportable el adoctrinamiento que no te mola. Por ejemplo, ¿aceptas esta tesis de Zapatero?:

En un sistema democrático caben todas las creencias, pero los valores de ciudadanía son los que deciden libre y responsablemente los que representan a los ciudadanos.

Aparte de la imbecilidad de pensar que "creencias" es algo distinto de "valores de ciudadanía", tenemos un problema. Si no aceptas la tesis, espero verte protestar vehementemente conmigo. Y si la aceptas, entonces resulta que los valores, en la Comunidad de Madrid, son los que te diga Aguirre.

Por otra parte intuyo que tienes cierta empanada mental con la cosa de las ideologías. Porque estás haciendo la misma ideología con tres cosas que son incompatibles entre sí: "ultraliberalismo", "extrema derecha" y "Tea Party". Me da corte explicarte la incompatibilidad entre los dos primeros, porque tendría que partir de un nivel tan bajo que te ubicaría entre los alumnos de los primeros cursos de tu instituto, y muy lejos del nivel esperable en un profesor. La incompatibilidad entre ultraliberales y "Tea Party" es más normal que no la conozcas, visto lo poco que pareces que saber de liberalismo y de ese movimiento yanqui. Es fácil: EL Tea Party tiene entre sus propuestas señeras la protección de los trabajadores USA de la competencia de la globalización (como Izquierda Unida, vaya).

Sigo leyendo. Lentamente, que ando a varias cosas.

Fernando J. López dijo...

Noelia, Ana y Biblos: gracias por vuestras palabras y por ayudarme a dar a difundir el contenido de este artículo.

Plazamoyua:
1. Gracias por su didactismo paternalista, expresado con tan pésimo gusto en su comentario (¿de veras es necesario discrepar de forma tan despectiva y poco argumentada?).
2. Le aclaro que, para su tranquilidad, no necesito clase alguna sobre ideologías y, viendo que la "empanada mental" que menciona es toda suya, le dejo aquí un artículo sobre el Tea Party para que se ilustre con su lectura (http://www.elpais.com/articulo/internacional/Tea/Party/Obama/elpepuint/20100206elpepuint_1/Tes). Tal vez no le venga mal dedicarse a leer y reflexionar en vez de intentar insultar a quienes solo expresamos nuestra opinión.
2. Si considera que "creencia" es sinónimo de "valores de ciudadanía", me temo que sí que tiene un serio problema lexicológico. Como filólogo, le aconsejo que acuda urgentemente al Diccionario para entender por qué los dogmas de la fe cristiana (creencias) no han de ser compartidos ni impartidos en un aula, mientras que los valores de ciudadanía (como la tolerancia o la lucha contra el machismo o la homofobia) sí han de inculcarse y trabajarse en el aula.
Un saludo y feliz tarde

plazamoyua.com dijo...

Ahora pillo otro rato. Sigo.

Las pelas.

Se me escapa. Puede que tengas razón, y haces bien en protestar. Sería interesante saber la respuesta de la consejería.

Gremialismo

Si es tan ilegal como defiendes, podrías ir a los tribunales. Tú, o los sindicatos, que presumiblemente piensan como tú. Y si te dan la razón, no hay más que hablar.

Aparte, en mi humilde condición de ciudadano, opino: La falta de conocimiento y dominio de idiomas es una lacra histórica de los españoles. De idiomas extranjeros, quiero decir; que en las monadas locales estamos muy puestos. Y hoy el problema es más grave que nunca, puesto que el dominio de idiomas (extranjeros) es más imprescindible que nunca. Así que traer anlgoparlantes nativos es una idea sencillamente excelente (si los jueces no lo impiden). ¿No han pasado proceso de selección alguno? ¿Y cómo lo hacen, tirando a los dados? no me lo creo. Será un proceso de selección no contemplado en la normativa, que no te gusta, etc. Pero vista la calidad de la enseñanza en España, es muy dudoso que ese proceso de selección traiga algo peor de lo que ya hay. Y al menos, hablará inglés de narices.

Religión:

Yo también quiero una escuela pública laica. Pero laica, laica; o sea, sin religiones laicas tampoco.

Dice que no se trata de ir en contra de ninguna religión, sino sólo de separar el estado de cualquier religión. No estoy de acuerdo. Se trata, desde luego, de aparentarlo. Pero, desde un ateísmo de muchos más lustros que tu vida entera, incluso un ateísmo militante cuando el catolicismo en España si era un problema contra la libertad, veo con claridad que se ahora trata de la prohibición social, moral, del catolicismo. ¿Y por qué puede preocuparle eso a un ateo? Pues porque esa prohibición es necesaria para dejar inerme a la sociedad ante las nuevas "religiones" (ideologías). Que como todas, no son más que la preparación o sazón del pardillo, para que el peso del abuso del poder caiga sobre él, sin defensas.

Saludos, y gracias por el estímulo.

Fernando J. López dijo...

Plazamoyua, respondo a tu segunda intervención:

1. Gremialismo
Los sindicatos ya están actuando en ese tema y, lejos de lo que piensas, no se trata de un caso de corporativismo (lacra -no solo docente, sino de muchos sectores profesionales- criticada en este mismo blog, por cierto), sino de defender un proceso de selección claro, homogéneo, igual para todos y, sobre todo, que impida la colocación "a dedo" de gentes afines o manipulables al poder (y sí, ese ha sido el método seguido en este caso, el que lo creas o no es asunto tuyo).

Por lo demás, sería largo de explicarte por qué el hecho de ser nativo de una lengua no implica ser capaz de enseñarla (y si no, piensa por qué existen profesionales en ELE - Español Lengua Extranjera -que, según tu teoría, serían del todo prescindibles), pues cualquier hablante de español estaría perfectamente capacitado para enseñar nuestra lengua, algo que -como es obvio- constituye una enorme falacia.

Precisamente, la lacra de los idiomas que arrastramos desde hace siglos se verá agravada desde este curso, gracias a la progresiva extinción de las Escuelas Oficiales de Idiomas, otro de los objetivos de nuestra Consejería.

2. Religión
Lo siento, pero confundes laicismo con ataque a la religión católica. Y, de nuevo, haces sinonimias que ningún diccionario -tampoco el sentido común- avalaría. No me preocupa, en absoluto, que se difunda una fe o creencia -mi familia, pese a mi explícito ateísmo, es cristiana-, pero sí creo que ha de hacerse en un espacio adecuado y no en un lugar neutro, como han de serlo las aulas de la escuela pública. Inculcar valores como el respeto a las diferencias o la tolerancia no tiene nada que ver con el adoctrinamiento religioso y no se trata, en modo alguno, de un ejemplo de ese abuso del poder del que hablas.

Gracias a ti por tus comentarios, pero no puedo más que discrepar de cuanto en ellos afirmas, por no mencionar ese claro desprecio hacia todo el colectivo docente ("es dudoso que ese proceso de selección traiga algo peor de lo que ya hay"). Ante el tono claramente insultante de ese comentario me había planteado no responder, pero este blog no nació con ánimo de insultar a nadie y sí de defender con vehemencia aquello en lo que creo. Ni siquiera necedades como la entrecomillada harán que cambie ese rumbo.
Un saludo.

Isabel dijo...

http://www.diarioya.es/content/carta-de-un-socialista-ateo-a-su-hijo

Un amigo me ha pedido que te ponga este enlace. Es interesante.

Saludos.

Isabel Sanz

plazamoyua.com dijo...

Gracias por la respuesta, Fernando. Por cierto, yo también lo voy a difundir, así que me apropio del agradecimiento que a ese respecto me toca.

Verás, me adapto al tono. Y como he visto paternalismo con pésimo gusto en el artículo, he pensado que eso era lo que tocaba. Y lo sigo pensando.

Mal vamos si piensas que vas a argumentar respecto a las ideologías citando un artículo meramente opinativo de El País (o cualquier otro periódico). Peor todavía si ese artículo de lo que habla es de aspectos nacionalistas en una reunión del Tea Party, que a juicio del periodista son "la esencia" del movimiento. Primero porque no son "la esencia", y te sugiero que leas los diez puntos del contrato con los candidatos, en vez de periódicos. Y segundo porque si la esencia del Tea Party es el nacionalismo, puedes relacionerlo con la extrema derecha, sí. Más o menos con el mismo rigor con que puedes relacionar con la extrema derecha al PNV o a CiU. Pero de ningún modo puedes relacionarlo con el liberalismo, porque entonces demuestras que necesitas unas clases urgentes de liberalismo. Y además, unas clases no menos urgentes de no hablar de lo que no sabes.

Yo no he dicho que "creencia" sea sinónimo de valores (lo de "ciudadanía sólo es una cursilada sin significado, puesto que todos los valores son de ciudadanía, por definición). Lo que he dicho es que la frase de Zapatero es una imbecilidad, puesto que una "creencia" (ideología) implica ciertos valores, también por definción. Y viceversa, por lo que aceptar unos valores es aceptar una ideología (crencia).

Claro, tú haces una gimnasia muy ideológica, por la que tus "valores" al ser de "ciudadanía", no son de ideología. Ya comprenderás que no estamos para perder el tiempo con cuentos chinos, por muy hermosos que sean.

Por cierto, hablando de la frase gloriosa de Zapatero, no me ha contestado. ¿Estás de acuerdo, y entonces tragas Aguirre, o no estás de acuerdo, y entonces no tragas "valores de ciudadanía"? Se llama argumento.

Feliz tarde / noche. Siempre es un placer intercambiar ideas, argumentos, cosas. Y un aprendizaje, más o menos.

Fernando J. López dijo...

Isabel, gracias por el enlace. Sin embargo, existe una clara diferencia entre el estudio de la religión que en él se defiende (desde un punto de vista histórico, iconográfico, simbólico y cultural) y la religión (adoctrinadora y moralista) que se imparte en nuestras aulas.
Cuando la asignatura de religión esté impartida por profesores no necesariamente creyentes, no seleccionados por la iglesia, que hayan pasado un proceso de oposición, recoja todas las religiones y sea evaluable, entonces sí me parecerá oportuno su estudio para poder interpretar las referencias -no solo cristianas, insisto- que se ocultan en cualquier obra artística o literaria. Un saludo.

Plazamoyua, lo siento, pero sus tautologías, su falta de conocimiento de la lengua, su escasa formación política (que intenta disfrazar de lo contrario) y, sobre todo, su mal tono, me aburren. Puede seguir difundiendo aquí sus divertidas tesis o entretenerse en otro blog. Por mi parte, yo sí que no estoy para "perder el tiempo", como usted mismo dice. Y, por cierto, el adjetivo "opinativo" no existe. Pero gracias, de todos modos, por el hallazgo léxico.

plazamoyua.com dijo...

Realmente me has motivado, Fernando. Y eso siempre es de agradecer. Quiero comentar eso de la religión. Desde una perspectiva atea, como te digo, pero muy diferente que la tuya. Será demasiado para un simple comentario, así que lo haré en un post, mañana, y te aviso.

Gracias por todo.

Un alumno seguro para usted dijo...

Sólo te pediría Fernando, que no sintieras emoción alguna y la imaginación y el impulso nos moviera a un movimiento inteligente para relegar este tipo de pensamiento al inutilismo. Se puede hacer. Hay frases, como las que les dejo alguna veces, que son objetivamente asimilables por cualquier mente:

Esta es una de ellas que he puesto en el FB de JMJ

"Hay muchos más hombres y mujeres de ciencia que han hecho más por la Vida que todos los Santo y Religiones en la fáz de la tierra.

Compruebenlo. No es por molestar, es la Verdad."

Y esta otra:

"No lo entiendo, como se puede pensar que la religión no está en contradicción con la ciencia si durante tanto tiempo, y ahora, en el S.XXI, ignorais la ciencia como el beneficio más grande hecho nunca jamás al ser humano. Y todavía andais en la nubes. Consternación."

Esto lo comprende cualquiera y cambia mentes. Su Diseño mental es configurada, pero las plasticidad y la memetica algunas de nuestros ases para ganarles la pertida.

Ánimo y a la Lucha!!

Rukaegos dijo...

Ya sé que nadie me ha invitado a meterme pero ...

¿Es una imbecilidad pensar que "creencias" es algo distinto de "valores de ciudadanía"? Puede que para quienes no entiendan o no quieran entender lo que se está afirmando en esta frase. Una creencia es personal, subjetiva, y en efecto en un sistema democrático todas (puede que quepan algunos matices y haya que decir para ser más precisos casi todas) pueden tener su cabida y ser respetadas. Cuando el presidente del Gobierno habla de valores de ciudadanía está hablando de unos códigos éticos comunes, que deben ser válidos para marcar las reglas del juego, lo suficientemente incluyentes y amplios como para no relegar o despreciar a nadie. Y en esa consideración está en la línea de una buena parte de los constitucionalistas, expertos en derechos humanos y en Derecho Internacional, etc. sobre el papel que las declaraciones de derechos juegan como pacto ético común. Se sustentan sobre criterios objetivos y, como he dicho, son por definición incluyentes.

Parece claro, pues, que corresponde a los responsables públicos, elegidos democráticamente. Y la Comunidad de Madrid tendrá que gestionar esos valores. Pero basar esos valores en una creencia religiosa es desde una perspectiva pública y democrática erróneo, puesto que parece obligar a todos los ciudadanos a compartir una fe religiosa, algo que les guste o no es de entrada imposible.

En cuanto a la empanada mental, tal vez el profesor vizcaíno sienta más empanada de la que en realidad hay, o padezca de su propia empanadilla. Entre otras cosas porque en el momento actual la confusión de los términos ideológicos y las extrañas parejas que se están produciendo adaptadas a las circunstancias de cada país derivan hacia un pintoresco panorama en el que "ultraliberal", "ultraderecha" y "Tea Party" no sean tan incompatibles como usted pretende. Qué divertido su intento de acercar el Tea Party a Izquierda Unida, ¿está usted seguro de que Izquierda Unida defiende de forma extrema la no intervención del estado, se opone a la sanidad pública y pretende que sea Dios el fin y principio último de la sociedad política? A ver si va a ser usted el que no llega a lo que un niño de nueve años podría tener perfectamente claro.

Ultraliberalismo se usa sobre todo a partir de determinados pensadores centrados en doctrinas económicas. Que coinciden con las del Tea Party sobre todo en su horror a lo público y al sostenimiento de lo público sobre un sistema tributario avanzado y progresivo. De hecho, en sus postulados políticos muchos de estos pensadores han defendido algo parecido a un anarquismo capitalista muy curioso. Pero más curioso todavía es que las experiencias más claras de puesta en marcha de esas leyes económicas ultraliberales se haya desarrollado en las dictaduras militares del Cono Sur de los 70, y sobre todo en el Chile del "liberalísimo" Pinochet. Así que se puede ser perfectamente ultraliberal en lo económico desde una postura claramente ultraderechista, militarista, y paradójicamente estatalista en todo lo demás.

Me voy a dormir, pero con el permiso de Fernando puede que continúe mañana.

Brikinhos dijo...

Saludos, me gustaría saber si este tipo de cosas que van en contra de La Constitución y del sentido común se pudieran denunciar, porque es muy lamentable que todo este tipo de cosas sucedan hoy en día, lo que demuestra que La Constitución está para cagarse y mearse en ella, no sólo por ésto sino por más cosas que no comentaré por no ser el tema que corresponde ahora. Muy bueno el blog :D

José dijo...

Hola Fernando,

He llegado a tu página gracias a una entrada del blog de Shangay Lily que te mencionaba. Antes que nada, felicidades por el blog. Sólo quiero puntualizar una cosa.

Dices que Teach for America es una secta ultraliberal que adoctrina a los niños más pobres y vulnerables.

Esto es rotundamente falso.

Teach for America es una ONG fundada en los noventa por una alumna recién graduada de Princeton, con la intención de reclutar a estudiantes a punto de acabar la universidad para que trabajaran como profesores durante dos años. La idea era crear un programa similar al Peace Corps (que me imagino que conoces), pero para el sector educativo. Un programa que proporcionara a los universitarios con vocación de servicio público una oportunidad para satisfacer esa vocación, en vez de meterse en consultoría o banca de inversión.

Hice la carrera en Estados Unidos y me gradué el año pasado, por lo que he estado bastante en contacto con el programa y con estudiantes que fueron admitidos. De hecho hasta me contactaron para preguntarme si quería participar en el proceso de selección porque tienen un déficit de profesores de origen hispano.

Teach for America no es una organización política y no promueve ninguna clase de ideología, sea de izquierdas o de derechas. Sugerir que tiene conexiones con el Tea Party es absurdo. Dudo mucho que Larry Summers, demócrata, ex-Presidente de Harvard y ex-Presidente del Consejo Económico Nacional de la administración Obama fuera miembro de su consejo directivo si Teach for America, como dices, una secta ultraliberal y apéndice del Tea Party.

Es más, a pesar de que es apolítica, viendo las universidades donde recluta y el perfil de los participantes, me atrevería a decir que la mayoría de los participantes en el programa es progresista. En mi universidad, que está en Nueva Inglaterra y es de las más progresistas de EEUU (lo que Sarah Palin y el resto del Tea Party llamarían despectivamente el "liberal elite"), un porcentaje bastante alto de seniors (estudiantes de último año) participa en el proceso de selección y es admitido.

En fin, lo que quiero decir es que a Teach for America se le pueden criticar muchas cosas, como por ejemplo si los jóvenes profesores a los que forma están igual de capacitados que los profesores con más experiencia.

Pero decir que es una secta ultraliberal, además de no ser cierto, es una ofensa a todos los jóvenes que, pudiendo ganar muchísimo más dinero trabajando en Wall Street, eligen dedicar dos años de su vida a aportar su granito de arena.

Un saludo.

Fernando J. López dijo...

Hola José:
Gracias por tu comentario. En primer lugar, no pretendo ofender a ninguno de los jóvenes que, por los motivos que sea, participan en ese programa. Pero sí diferencio su labor -y sus móviles, seguramente muy válidos- de los fines reales -y, por supuesto, muy bien disimulados- de esta agrupación, que se está infiltrando en la escuela pública -no sólo de EE UU- con el único fin de debilitarla, controlarla y adoctrinarla.
También conozco gente que ha estado dentro de ese proyecto -gente entusiasta como la que tú describes- cuya experiencia es radicalmente opuesta a la que relatas.
Las organizaciones que financian y apoyan tanto "Teach for America" como "Empieza por educar" no están interesadas en mejorar el nivel educativo ni en salvar esas distancias socioeconómicas que mencionan en su ideario, sino en perpetuarlas atacando desde dentro la enseñanza pública, demostrando su supuesta ineficacia y facilitando, así, su progresiva privatización.
Pero, por supuesto, como en todo grupo sectáreo se cubren bien las espaldas y venden su producto de manera que parezca no solo inofensivo, sino incluso útil desde el punto de vista social, como si de una inofensiva ONG se tratase.
Un saludo.

Anónimo dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo y además porque hablas desde dentro, es decir con conocimiento de causa.
Pero la cuestién es: ¿cuándo vamos a reaccionar contra este uso cortijero de que hace gala esta impresentable presidenta?

Fernando J. López dijo...

De momento, Anónimo, las movilizaciones de septiembre contra los salvajes recortes educativos de este curso son un principio de reacción contra ese uso cortijero. Lo triste es que, hace solo unos meses, las urnas la hayan vuelto a ratificar. Un saludo

José dijo...

Hola Fernando,

Como defensor que eres (creo y espero), de la razón y la lógica, estarás de acuerdo en que si se va a hacer una acusación como la que has hecho, lo mínimo que se puede pedir es que presentes pruebas. Ni en tu artículo ni en tu respuesta lo has hecho (a mi entender).

Te puedo poner todos los links que quieras que hablan de TFA y cómo empezó, hasta el artículo de wikipedia si quieres. No hay absolutamente nada que indique que sea un apéndice del Tea Party ni que sea una secta ultraliberal. Lo fundó una estudiante de Princeton que lo propuso en su tesis de fin de carrera, no es una conspiración de las grandes empresas.

Es más, Wendy Kopp, la estudiante que lo fundó y lo preside, se niega a pronunciarse sobre los aspectos más polémicos de la reforma educativa (como los charter schools o los vouchers).

http://www.time.com/time/nation/article/0,8599,2047211,00.html

http://en.wikipedia.org/wiki/Teach_For_America

http://www.economist.com/blogs/democracyinamerica/2010/04/wendy_kopp_interview

http://www.theatlantic.com/magazine/print/2010/01/what-makes-a-great-teacher/7841/

Emilio dijo...

esas actividades ya no están en manos del claustro, sino que han sido cedidas -a través de un maquiavélico plan llamado Refuerza- a la organización Empieza por educar, fundación perteneciente a la secta ultraliberal Teach for America

Ya solo esta frase le resta a usted toda credibilidad, demuestra una gran dosis de desconocimiento que le empuja a mayor pecado en España en los últimos 10 años, el pecado de sectarismo.

Si usted supiera realmente que es el liberalismo, no mezclaria tan alegremente conceptos como lo hace.

Si quiere salir de la oscuridad ideológica en la que esta le recomiendo dos libros.

1.- Camino de servidumbre, Friedrich Hayek, Premio Nobel de Economía

2.- Liberalismo, una nueva y profunda evaluación del pensamiento liberal, Pascal Salin


Por ultimo, yo no quiero una escuela laica, si no una escuela libre en la cual los padres puedan elegir como se educa a sus hijos (véase el articulo 27.3 constitución). En España ya no existe la libertad para educar no solo en las creencias religiosas sin que los ataques personales sean constantes, si no que ademas no se puede educar ni en castellano lengua común de 300 millones de hispanohablantes.

Pero claro, lo importante es que las escuelas estén llenas de los peligrosos seguidores del símbolo del pez.

Saludos.

Ghalis dijo...

http://www.pedrogarciaolivoliteratura.com/irresponsable.htm

http://www.pedrogarciaolivoliteratura.com/mercenario.htm

http://www.kaosenlared.net/noticia/audio-escuela-demofascismo-charla-p-garcia-olivo-vi-jornadas-sobre-edu

Rukaegos dijo...

Interesante, alguien que vende como modelo de objetividad la "biblia" del neocón, y su gurú máximo, el que apoyara y asesorara regímenes tan "ultraliberales" como el de Pinochet, considera que los demás no son objetivos. Qué cosas.
Para luego afirmar, sin ataque de vergüenza alguno, que en España no hay libertad para educar. Como si no hubiera miles y miles de estudiantes en escuelas privadas, en su mayor parte regidas por la Iglesia Católica, como si no hubiera muchos miles más en los centros concertados, en su inmensa mayoría regidos por la misma Iglesia Católica, como si no se impartiera en los centros públicos a cargo de las arcas públicas una asignatura de religión católica con profesores seleccionados (y cesados de forma fulminante cuando se portan mal o simplemente cuando hay que colocar a la sobrina del obispo de turno) por los obispados, sin acceso a la protección que la legislación laboral otorga a otros, como si no se admitieran textos hasta en Educación Para la Ciudadanía que pervierten el espíritu de la asignatura y sus objetivos y carecen de cualquier atisbo de neutralidad o de crítica.

¿Que no hay libertad de educación? ¿Qué significa para usted ese elevado concepto, que la Iglesia católica campe por sus respetos ... todavía más? ¿Que a la manera de Hayek una familia pueda aislar a su hijo en casa y evitar así el terrible contagio de la realidad?

Ande, ande ...

Git dijo...

Hola.

Vergonzante significa que quien lo hace siente vergüenza, sea o no vergonzosa su acción.

http://mangasverdes.es/2010/09/09/mal-uso-vergonzante-vergonzoso/

Muchas gracia por tu artículo, aunque desgraciadamente no es una lectura tranquilizadora. Mucho ánimo, toca resistirse a todas estas maniobras en aquellos ámbitos que podamos.

Anónimo dijo...

A riesgo de las típicas contestaciones de "pues yo no lo hice" debo decir...

"Pues lo siento, esto es lo que habéis votado (y además REITERADAMENTE). A ver si de una puta vez nos lo pensamos un poco antes de tirar el papelito en la cajita de cristal".

Peter P. dijo...

Fernando, estupendo tu blog y estupendo este artículo. Hay mucho crispado que solo saber decir tonterías, que no tienen más argumentos que los insultos, así que pasando. Tú sigue así, eres genial!! Toda mi admiración :-)

Jo dijo...

Sigo pensando que el verdadero talón de aquiles de esta insana institución es la neurociencia; todo neuro. Leanse Neurocultura de Fco Mora.

Ante argumentos como los que se aportan en la neurociencia, no hay argumento posible.

Pongo ejemplo:

Un pensamiento cierto y otro incierto:

El cierto tiene una red neuronal bien definida que atestigua que es cierto lo que se dice.

El otro, es un pensamiento que aún creyendose cierto, el cerebro lo asimila de otra forma, porque implica elemento irracionales.

Daniel Scharter. 7 pecados de la memoria y otros.

RBengala dijo...

Un gran artículo! Y un gran y alarmante resumen de la.situación de la educacion en Madrid. La difundire pero claro está citando la fuente ;) @RBengala.
Un saludo

Anónimo dijo...

Se dice vergonzoso, no vergonzante.

Anónimo dijo...

El otro día leí un tuit de Dios bastante interesante: 'La religión es como el pene. Está bien tener uno, y hasta sentirse orgulloso de él. Pero no está bien querer introducírselo a la fuerza a los demás'. Creo que describe muy bien la situación pasada, presente (y lamentablemente futura) que vivimos con la religión y la sociedad -en nuestro caso concreto, la que nos quiere penetrar es la cristiana-.
La verdad es que es espeluznante ver como están destrozando la educación desde los sectores más neoliberales(otra palabra que me aterra) y podemos hacer poco o nada.
Una amiga se va a vivir a Madrid este próximo septiembre, con la excusa de darle una mejor educación a su hijo de tres años (vive en un pueblo de la castilla profunda de apenas 300 habitantes donde la educación es inexistente), pero sigo preguntándome si no estará cometiendo un error. El tiempo lo dirá

Anónimo dijo...

La pregunta es: ¿cómo a pesar de todas estas tropelías de la derecha (y,supuestamente, todo el mundo dándose cuenta,y, supuestamente,casi todo el mundo en contra)esta señora de Madrid gana por goleada y próximamente sus correligionarios lo harán en España entera? ¡Hay otros partidos! ¡No es obligatorio votar a la derecha, si no nos gusta!... o no.

Anónimo dijo...

¿Hará falta otro movimiento de indignados e indignadas de la enseñanza?

Anónimo dijo...

"Instituto público y por tanto laico". ERROR. España es un Estado ACONFESIONAL, no laico. Art 16.3 de la Constitución "Ninguna confesion tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias mayoritarias de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones". SIC

Manehl dijo...

Bien... Hola primero. Segundo, después de leer los 33 comentarios me doy cuenta de lo complicado que es opinar sin que los que tienen miedo de descubrir que lo que en este artículo se dice pueda ser cierto, con ello sus ideales se derritan y se queden suspendidos en el vacío mismo, reaccionen y ataquen. Yo no se si tienes razón Fernando, tampoco me importa mucho. Me importa todo esto porque debajo hay una conducta humana muy habitual aunque poco tenida en cuenta. Es algo así como: Yo, si al leer este artículo no estoy seguro de mi opinión, si esta no se asienta sobre el sentido común y no es fruto de mi experiencia (es decir, he tomado prestada mi opinión), sentiré miedo al leer algo diferente y lo menospreciaré para sentirme todavía en una posición superior. Se delata enseguida quien flaquea ante la rotundidad de una opinión propia.
Esto no lo puedo discutir, escribo desde mi experiencia, como Fernando, es decir, cada uno coge lo que le sirve pero atacar lo que le sobra es de idiotas.
Pensar que ahora el primero que ataque esto se delata... ¡cuidado!
Felicidades profesor, tienes mi apoyo. Y los demás también.

Fernando J. López dijo...

Hola Manehl: muchas gracias por tu comentario. No puedo estar más de acuerdo contigo... Pero desde el momento en que se escribe un blog se asume el riesgo de recibir ataques que, en vez de discrepar desde la argumentación, personalizan con un intento de agredir o de desacreditar que, francamente, no entiendo.
El debate debería ser una asignatura en todas nuestras aulas. Nos falta entrenamiento para oír las palabras del contrario sin exaltarnos y, sobre todo, sin lanzarnos a su yugular para imponer las nuestras.
Gracias de nuevo por tu aportación. Me ha dado muchos ánimos para seguir escribiendo y, por supuesto, aprendiendo de quienes aquí comentáis. En eso, en intercambiar ideas y aprender unos de otros, debería consistir la verdadera educación.
Un saludo ;-)

Anónimo dijo...

Playamoyua es un acomplejado ultraliberal que quiso ser alguien en política y no llegó nada más que a bloguero. Sus comentarios desprenden odio y además tienen poco interés. Ni siquiera para los jaleadores pseudointelectuales aficionados a intereconomía que acuden habitualmente a saciar su sed de revancha social en sus tediosos foros.

Anónimo dijo...

Pues opino que los y las docentes de Madrid estáis tardando en poneros la pilas. He leído por ahí un comentario diciendo que quizá haya que crear un 15M de docentes; bueno, quizá a algunas personas les sorprendería saber que el colectivo docente es históricamente asambleario, no necesitan un 15M, solo retomar lo que dejaron en manos de otros, delegando. En Murcia los colectivos docentes están en pie de guerra desde el 22 de diciembre con el anuncio de la ley valcarcel-tijeretazo. Gracias a las movilizaciones han podido parar el ataque brutal, al menos hasta ahora. En septiembre seguirán en la lucha sin tregua. Ánimo a las comunidades educativas para luchar contra el deterioro de la educación pública. (Docentes, no docentes, AMPAS y colectivos de estudiantes) Solo desde la unidad, las decisiones asamblearias y la solidaridad entre los diferentes colectivos será posible parar la privatización y el deterioro de los servicos públicos.

Anónimo dijo...

Lo del Plan Refuerza fue aprobado en el claustro de mi ies. Tras la información que ahora tenemos y los salvajes recortes no veo porqué debemos asumirlo este curso.Esta será mi intervención en el claustro del 1 de septiembre que hay convocado aparte de plantear huelga indefinida y la negativa participar en la elaboración de los horarios.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Fernando J. López dijo...

ADVERTENCIA:
No he activado la moderación de comentarios porque deseo que este blog permita que todo el mundo pueda expresar sus opiniones, pero -eso sí- siempre desde el respeto y de forma argumentada.

En adelante, comentarios como este que acabo de suprimir y que reproduzco para que se aprecie su "elaborado" contenido ("profesores??? a cualquier cosa le llaman profesores.
madre mía que grado de degradación y decadencia ha llegado el magisterio.") serán eliminados automáticamente.

En este blog se pide y se agradece la vehemencia, pero se exige respeto y un mínimo de educación.
Gracias a todos.

Fernando J. López dijo...

Resulta difícil responder cuando no hay nombre, pero bueno, lo intento:

- Sobre la acción del profesorado que plantea uno de los anómimos: sí, es cierto, tuvo que producirse mucho antes. Pero lo importante es que ahora está ocurriendo y haciéndose fuerte. Hemos sumado a los alumnos y a las familias. Somos muchos y tenemos mucho que decir y que defender. Los recortes son inadmisibles y el curso será un campo de batalla de todos contra ese intento de privatizar un bien esencial: la educación.

- Sobre el plan REFUERZA que menciona otro de los lectores anónimos: Cierto, en mi centro ocurrió lo mismo, se nos pidió votar sin tener todos los datos. Es la técnica habitual de la Consejería, que oculta información para obligarnos a actuar con las cartas marcadas. Por mi parte, creo que debería hablarlo -como bien dices- en todos los claustros.

- Sobre la mayoría del PP a la que alude otro anónimo: coincido contigo en que es aberrante que sigan en el poder, pero el argumento "esto es lo que habéis votado" no me sirve. Yo, personalmente, no les he votado jamás, pero tengo que asumir su victoria como parte del juego democrático. Pero no porque otros les voten voy a quedarme sentado ni cruzado de brazos viendo cómo pisotean todo lo público. La democracia no se ejerce solo un día delante de una urna, sino todos los días. De forma cotidiana, proactiva y responsable.

Saludos

Anónimo dijo...

La acción para que sea efectiva no debe ser solo del profesorado, la sociedad no puede percibir que si hay huelga ésta va a ser para que un cuerpo de funcionarios defienda sus derechos laborales, el problema real es la progresiva privatización de la educación pública, y la pérdida de efectivos en ésta, afectando a la calidad de enseñanza. El derecho a una buena educación pública es de todos los españoles, tiene que ser un movimiento civil, desvincular a los sindicatos en la medida de los posible de ésto, porque sino va a pasar como con la huelga de controladores . La imagen que tienen los sindicatos en españa es lamentable, no es buena idea que la convoquen (o arrimen la cebolleta para justificar sus subvenciones) o se perderá credibilidad y solidaridad de la población civil. Saludos

Stanislav dijo...

¡Hola!
A mí personalmente me parece más que vergonzoso el hecho de que un montón de gente se vea obligada a "servir" a la llegada del Sr. Joseph Ratzinger y a todos sus seguidores de varios países(fieles devotos o, en su mayoría,creo yo, unos chicos que han decidido hacerse unas vacaciones baratas).
Y si, como siempre predica el Jefe de la Iglesia Católica, debemos preocuparnos por los pobres y necesitados, entonces él mismo y el inmenso patrimonio vaticano tendrían que costearse la estancia en España. Y es que me parece, como menos, incongruente, esperar a que el Gobierno de España (o la Comunidad de Madrid, sin importancia qué partido la gobierne actualmente) haya de pagar millones de euros para hacer lo más confortable y segura la visita de dicho funcionario del Vaticano. Aquí algo falla y de manera grave. En época de aguda crisis económica, con tantas personas haciendo milagros para llegar a fin de mes, esos millones podrían haberse destinado a ayudas y prestaciones sociales y no a la acogida por todo lo alto de una sola persona. Todo eso, según yo, no da prestigio ni a Madrid, ni a España (por ser "elegidos" como lugar de encuentro de los jóvenes de cierta ideología) ante el resto del Mundo, para nada.
Y que se paren a pensar los defensores de esas Jornadas de la Juventud Católica a quién esperan con tanto entusiasmo: ¿sabrán todos que antes de ser elegido Papa, el Sr. Ratzinger presidía la Congregaciñon para la Doctrina de la Fe, o sea, la Santa Inquisión - organismo que no todos saben que sigue existiendo, solo que en los años '60 cambió de nombre. Y no sigo más.
Saludos y ánimo a los que piensan libremente.

SociedadLibre dijo...

¡Espeluznante!. ¡Los pelos como escarpias!. Y pensar que gente como la que escribe este blog es parte importante de la educación de nuestros niños y jóvenes. Por favor, fuera el funcionariado, lacra de nuestra sociedad y que tanto mal está haciendo. Se creen con derecho a todo y que su puesto de trabajo es su cortijo. Sociedad libre ya. No a las ataduras de ningún tipo. Religión / ateísmo son dos caras de la misma moneda: control del individuo.

Fernando J. López dijo...

SociedadLibre:
1. En primer lugar, no creo que personalizar e insultar sea un modo de debate.
2. Sí, juego un papel importante en la educación y te aseguro que mi relación con los alumnos y sus familias es espléndida.
3. No se defiende aquí el ateísmo ni su imposición, por supuesto. Solo una escuela laica donde cada cual crea en lo que quiera pero en la que, a su vez, esa fe no se transmita en el aula, sino en el entorno familiar y privado. Las aulas son lugar de ciencia e instrucción, no de catequesis.
4. No se pretende, ni en este post ni en ninguno de los de este blog, "controlar a nadie", al revés, se defiende la libertad de pensamiento y, sobre todo, la formación crítica de los alumnos, de modo que sean autónomos y puedan decidir por sí mismos.
5. No hay nada de "cortijero" en pedir mejoras educativas y, además, el funcionariado no solo pasa por unas pruebas duras y complejas (le animo a probarlas, por cierto), sino que, en el caso de la docencia, se nos exige formación continua. En cualquier caso, tampoco verá corporativismo en este blog, sino muchos ejercicios de autocrítica denunciando lo que no me parece bien de mi propio gremio, aspectos que creo que deberíamos cambiar.
6. Es curioso que su pseudónimo (por cierto, ¿por qué todos los que escribís de forma ofensiva os ocultáis siempre tras la anonimia?) hable de una "sociedad libre", cuando su discurso se limita a insultar, pedir que nos echen (o que me echen) de la educación y a establecer una ecuación (ateísmo/religión/control del individuo) tan falsa como nada argumentada.
En fin, gracias por su no aportación.
Un saludo

Notananónimo dijo...

En primer lugar quiero felicitar al autor del post, por lo que escribe aquí, en especial esto último, así como por su novela "La edad de la ira". Dicho esto quiero manifestar mi extrañeza, estupor o asombro por el tono de los que no están de acuerdo con el autor. Hay mucha "empanada" por su parte Como dice uno de ellos aunque refiriéndose al autor y no a sí mismo), escaso rigor en los comentarios y un tono dogmático muy poco "católico". Veo en ello bastante soberbia y me extraña aún más por ser, según recuerdo, uno de los "pecados capitales" de la doctrina que defienden de forma tan encendida. Vayamos por partes. Que se dé carácter de visita de Estado a una visita meramente pastoral es un grave error. Por mucho que sea la religión "predominante" en España no quiere decir que se deba arrasar a cualqier otra fe como se hacía en le Edad Media aunque algunos actos bien recierdan a las cruzadas (tanto a las medievales como a la más reciente del siglo XX en España, en la que la iglesia católica se puso del lado de los golpistas y abrazó unos principios bastante dudosos y en contra de lo que esa misma fe predica y que dio lugar al llamado nacionalcatolicismo). Por otro lado resulta increible que se altere la fisionomía y el tráfico de una ciudad como Madrid durante una semana para atender las necesidades de un acto privado y beligerante. Resulta aún más increible que se instrumentalice esa vista y que se utilicen medios y lugares públicos para apoyar esa visita que, repito, por mucho que se diga, es, en su esencia, privada. Colgar lemas de una determinada confesión en varios edificios de la Comunidad de Madrid es un atropello ya que no todos los habitantes de dicha Comunidad profesan dicha fe y supone un grave insulto y, posiblemente, un acto anticonstitucional que debería ser sancionado.
Volviendo a la soberbia de la que ya he hablado, apropiarse, como dice el autor, la pertenencia de toda la juventud mundial en aras de la religión católica es otro acto de soberbia del que deberían responder ante ese Dios que, por otro lado, es la esencia de la bondad y de la comprensión según los textos bíblicos. Al menos cabe la esperanza de que se utilcen a tal fin los 200 confesionarios de diseño que se han instalado en el Parque del Retiro (cuya flora no saldrá indemne de tanto arrepentimiento). Como ya ha dicho alguien, ese es otro gasto innecesario puesto que bastaba con abrir las iglesias de Madrid para que los feligreses (me niego a utilizar la palabra peregrinos)cumplieran con su obligación sacramental. Quizá bastaba con que vinieran ya confesados de sus lugares de origen pues no parece lógico que pequen en tan armoniosa compañía, en los muchos días que durará el acontecimiento.

Notananónimo dijo...

He abordado el espinoso tema del gasto que supondrá la visita papal y que, por mucho que se diga, no será nulo para el contribuyente madrileño o español puesto que hay partidas muy costosas que no se contabilizan, como la seguridad pública o la falta de ingresos en el transporte público al disponer los feligreses de un abono de tarifa especial, muy favorable para ellos, tan sólo algunos días después de que el billete sencillo en Madrid haya sufrido un aumento del 50%. Cabe asímismo pensar en el coste de los servicios médicos y sanitarios de urgencia, indispensables para una concentración de este tipo, los gastos de electricidad, agua y demás en los "albergues", colegios o institutos que se han puesto a disposición de los participantes. Probablemente, el turismo que está dispuesto a invertir su dinero en restaurantes caros o en hoteles de 4 o 5 estrellas, es decir, el turismo que deja dinero (no el que disfruta del "menú del peregrino" por 12 euros), brille por su ausencia estos días en Madrid puesto que no querrá encontrarse con una ciudad abarrotada y masificada. Pienso también en el coste que suponen los retrasos aéreos para las compañías al no poder absorber el ya colapsado aeropuerto madrileño de Barajas (coste medio de 1660 euros por vuelo demorado según Eurocontrol- en el caso de Iberia, un 80% de todos los vuelos programados, por poner un ejemplo). Esos gastos, no contabilizados en el presupuesto de la vista papal con motivo de la JMJ(C)serán superiores a esa evaluación teórica y optimista de un beneficio de 100 millones de euros calculada por los organizadores de la JMJ(C). Ya sé que se me tachará de materialista y de entregado al oro de Baal pero no podré dejar de pensar en ellos cuando en noviembre, "casualmente" y como ya se ha anunciado, suba el IBI a raíz de una nueva (y "casual" en su coincidencia en el tiempo con la visita papal) valoración catastral en el próximo mes de noviembre. Así que sería conveniente que los organizadores dejaran de pecar mintiendo al asegurar que la visita será de coste nulo para el contribuyente. Por otro lado, también así se dará uso a los 200 confesionarios (ya tenemos la soberbia y la mentira). Nuestra malhablada (es conocida su afición al uso incontrolado del lenguaje obsceno y coloquial) condesa (consorte) de Murillo, una vez más indemne en un accidente y nuestro melómano (y por ello admirado, al menos en ese aspecto)regidor serán, es de suponer, visitantes del Parque del Retiro para estar en condiciones morales de recibir sendas hostias de manos del mismísmo Santo Padre.(coninuará)

Notananónimo dijo...

Lamento haber dedicado tanto tiempo al aspecto económico del acontecimiento(aunque ni por asomo está agotado)pero es que la visita tiene miga, "amén" de ser muy molesta para los madrileños. En mi caso llevan, además, varios días despertándome con "ensayos" de cánticos (esos que van acompañados por una insulsa guitarra en algunos momentos de la celebración de alguna eucaristía que pretende modernilla) en el patio de un colegio (religioso) muy cercano a mi dormitorio, como si no fueran suficientes las canciones con las que nos obsequian en los vagones del metro, atiborrados a todas horas (sin duda van y vienen sin salir demasiado a la superficie ya que en el metro disponen de aire acondicionado para mitigar los calores de estos días)de feligreses canoros entregados. Es curioso ver como algunos y algunas miran con cierto aire lascivo a madrileños de ambos sexos que ,horror, lucen minifaldas escuetas, escotes vertiginosos o ajustados vaqueros o pantalones cortos con camisetas que resultan provocadores en muchos de sus países, cuando no están prohibidos, y que, en España son de uso habitual y a nadie llaman la atención, a no ser, algunas veces, por la falta de criterio estético en algunos de sus portadores. Pero bueno, bien pensado es otro motivo para poder usar los ya citados confesionarios puesto que la lujuria es otro de los pecados capitales según la religión que profesan y defienden.
En otro momento tocaré el tema de la educación, tan importante y tan grave y en una situación tan peliaguda en España y no cabe abordarla en tono amable

margarita Koehler dijo...

Bueno, que conversación más interesante. Solo quisiera contribuir con unas palabritas. Laico según la RAE: "1. adj. Que no tiene órdenes clericales. 2. adj. Independiente de cualquier organización o confesión religiosa." No veo nada que signifique adoctrinamiento, anticatolicismo, ni nada. Simplemente que no está supeditaro a órdenes clericales y que es independiente. Por lo tanto, discusión finalizada. Los colegios laicos para impartir religión, las organizaciones religiosas. Creencias: Firme asentimiento y conformidad con algo. 2. f. Completo crédito que se presta a un hecho o noticia como seguros o ciertos. 3. f. Religión, doctrina. Por tanto en esta última acepción se define como religión y DOCTRINA.

Valor: 1. m. Grado de utilidad o aptitud de las cosas, para satisfacer las necesidades o proporcionar bienestar o deleite. 2. m. Cualidad de las cosas, en virtud de la cual se da por poseerlas cierta suma de dinero o equivalente. 3. m. Alcance de la significación o importancia de una cosa, acción, palabra o frase. 4. m. Cualidad del ánimo, que mueve a acometer resueltamente grandes empresas y a arrostrar los peligros. 5. m. Subsistencia y firmeza de algún acto. 6. m. Fuerza, actividad, eficacia o virtud de las cosas para producir sus efectos. 9. m. Persona que posee o a la que se le atribuyen cualidades positivas para desarrollar una determinada actividad. 10. m. Fil. Cualidad que poseen algunas realidades, consideradas bienes, por lo cual son estimables. Los valores tienen polaridad en cuanto son positivos o negativos, y jerarquía en cuanto son superiores o inferiores.
¿DÓNDE SE MENCIONA LA RELIGIÓN EN LA PALABRA VALOR?
No soy profesora ni filóloga, pero no estoy expresando mi opinión, sólo he buscado en el diccionario.
Saludos,

Adolfo H dijo...

Al igual que el Cardenal Rouco he levantado la excomunión a las mujeres que se hayan arrepentido sinceramente de haber abortado (?), ¿ha sido levantada la excomunión a Joseph Ratzinger por haber pertenecido a las juventudes nazis en las que se alistó por sugerencia de su padre, de profesión policía y convencido seguidor de Hitler?

Anónimo dijo...

Plazamoyua genial, lo suscribo y no solo me defino como ciudadana, sino como colega del creador de blog, pues también soy profesora de secundaria, sí y de un centro público, con mis oposiciones bien aprobadas, pero no todos los trabajadores públicos somos de izquierdas y a muchos nos encanta la visita del Papa ¡qué cosas eh? No digo más porque ya se ha explicado muy bien plazamoyua, ah, a lo mejor por mis palabras el creador del artículo dice que de colega suyo nada, pues muy bien, pero yo sé lo que soy y mejor aún sé lo que es y ha sido siempre España, Ja!

Fernando J. López dijo...

Anónima colega:
1. Por supuesto que no todos los profesores de la pública somos de izquierdas. Esa es la grandeza de la pública, que somos claustros plurales a los que se accedede por oposición, no por pertencer a ningún tipo de ideología. En ese sentido, me parece que es factor que enriquece no solo a los alumnos, sino también a los profesores, pues favorece el intercambio de ideas y de opiniones.
2. No sé por qué iba a negar que fuera compañera mía por tener una opinión distinta. Honestamente, no sé por qué podría hacer semejante barbaridad.
3. No entiendo qué tiene que ver España (¿?) en todo esto, pero bueno, le agradezco su sonoro "ja" para dotar de ironía onomatopéyica al comentario.
4. Claro que hay quien está muy contento con la visita del Papa. A este respecto, dos precisiones:
a) No pretendo que mi opinión sea la de todo nuestro gremio. ¡Faltaría más! Este es un blog personal y, por tanto, como digo a menudo, solo son opiniones individuales, con las que se puede estar o no de acuerdo.
b) No tengo nada en contra de que venga el Papa, como vienen tantos otros personajes políticos, religiosos, etc., sino de que la visita se financie con dinero público. Esto último es algo que me parece del todo inaceptable en una visita pastoral -que no política- tal y como se nos ha presentado. La financiación ha llegado a extremos tan grotescos como el de ofrecer cobertura sanitaria gratis a los peregrinos, algo que el propio PP ha pedido a su presidenta que retire (y de lo que se ha retractado hace apenas unas horas).
Saludos

rkl dijo...

Querido, se pongan como se pongan, tienes más razón que un "santo".

Laura Lamata dijo...

Gracias, Fernando, por la sencillez y claridad con la que expones la realidad que vivimos (más bien soportamos) en Madrid. No puedo estar más de acuerdo contigo.

Anónimo dijo...

Estimado Fernando:
Me ha gustado mucho la manera en la que ha contestado. Descubrí ayer su blog por casualidad y me ha parecido muy coherente su postura, ahora que la entiendo un poco mejor. Con lo único que discrepo es con lo de la financiación, no tengo muy claro qu esea como dice, pero imagino qu eposee fuentes fidedignas. Lo de la cobertura sanitaria sinceramente no lo veo mal, pues también se le ofrece gartis a todo aquel que viene en patera, por ejemplo, a ver si es menos ser humano por venir en condiciones más favorables. Si el PP se opone me parece mal, la verdad. Al fin y al cabo los peregirnos estarán unos dias y luego se irán, además de dejar beneficios económicos, pero bueno.
Por lo demás felicitarle por su blog que ay he guardado en favoritos y sin dudad seguiré leyendo.
Atentamente, una colega.

Fernando J. López dijo...

Gracias, anónima colega. El hecho de que no estemos de acuerdo en este tema (ya ha leído mis argumentos al respecto tanto en el blog como en los anteriores comentarios) es una prueba de que la educación pública es garantía de pluralidad. Nos une el trabajo, las ganas de enseñar y un proceso de oposición común, pero nos diferencian nuestras ideas y puntos de vista, de modo que ni unos ni otros adoctrinamos a los alumnos, a quienes ofrecemos una visión contrastada y diversa de la realidad.
Un placer sumar nuevos lectores ;-)
Un saludo, Fernando

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo contigo, la JMJ es un insulto a todas las demás religiones y a todas las personas laicas.
Tendrían que enseñar una asignatura que diese a conocer todas las culturas y religiones desde la antiguedad griega, el budismo el induismo... desde una posición neutral.

Larus Fuscus dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Larus Fuscus dijo...

Me maravillo con sólo leerle. Cuando un cambio tan atroz se aproxima, lo importante es que los mismos afectados se quejen y protesten.

Porque no hay nada más triste que un país en el que todos vivamos domesticados y adoctrinados (aunque parece que ese día se acerca lentamente).
Como alumna que aún soy en la universidad de Andalucía, repito lo que muchos otros han dicho: me entra pánico sólo de pensar que esto también pueda ocurrir en nuestra comunidad. Creo que por ahora, con Griñán estamos a salvo. Pero en Andalucía tenemos el dudoso honor de ser reconocidos como unos analfabetos (cosa que estaría encantada de desmentir). Y quizás un cambio de sistema venga bien para sacarnos de la "completa ignorancia" en la que vivimos en el campo.
Me irrita. MUCHO. Es cierto que nuestra educación (la del país) puede mejorar mucho, pero no por ese camino.
Me estoy yendo un poco por las ramas, tratándose esta entrada sobre el laicismo en las escuelas. En cuanto a ese tema, no puedo más que repetir lo que otros ya han dicho.
En un país como España, aconfesional, el Estado sigue íntimamente relacionado con la Iglesia. Ya no digo ideológicamente (pues estamos en un país eminentemente católico), sino por el hecho de que esa institución, que yo preferiría llamar empresa, siempre va a tener financiación de las arcas públicas cuando lo necesite.
Dejando a un lado temas espinosos, también me parece una vergüenza que la asignatura "Religión" tenga ese nombre. Porque mis antiguos compañeros del instituto siguen sin tener idea de qué es el dharma budista o la diferencia entre Alá y Mahoma. Desde mi punto de vista, cuando sólo te ofrecen una posibilidad, ya te están adoctrinando. Ninguno de mis profesores mencionó la posibilidad de recibir clases de islam, por ejemplo, cuando (según tengo entendido), con un mínimo de alumnos interesados, el colegio está obligado a poner un profesor de esa materia. Nadie nos dijo que teníamos esa opción. De pequeños, nadie nos explicó que había otra religión.
Soy demasiado atea como para ver este tema desde una perspectiva objetiva, pero a veces pienso que Religión no debería ser una asignatura en el colegio. La religión es algo personal y privado, que deberías aprender, bien en casa, bien en centros dedicados a la pluralidad religiosa. Porque, como muy bien ha dicho usted, está quitando horas a otras asignaturas que la gente menosprecia cuando, si están ahí, es por algo. O también porque, al ofrecernos sólo una religión, desechamos todas las demás por no tener acceso a ellas.
Como anéctoda, diré que en filosofía de bachillerato, mi profesor introdujo en la materia el origen del cristianismo en Europa. Nos lo explicó maravillosamente y, sorpresa, ninguno de los que habían cursado religión desde la EPO tenía ni idea de lo que se estaba hablando. ¿Qué sería lo que les habían enseñado en esa asignatura? ¿Cómo arrodillarse ante el señor y cumplir a rajatabla normas escritas por... quién sabe? ¿Sentirte avergonzado por hacer ciertas cosas, sólo porque tu religión así lo ordena?

Muchas gracias por haber "perdido el tiempo inútilmente" con esta entrada.
Ánimo en Madrid

profe dijo...

Hola Fernando, no se si la relación entre la fundación empieza por educar y el Tea Party la has estudiado a fondo o es un mero adorno. Se pueden encontrar vínculos, por ejemplo, entre el partido laborista y el Opus Dei. Pero no me parece serio y es además algo que nos aleja del tema principal, en el que coincido contigo.
Alberto.