miércoles, 16 de marzo de 2011

Rankings, mentiras y pruebas CDI

Estoy completamente en contra de las pruebas CDI que, desde hace unos años, realiza la Comunidad de Madrid. Su objetivo, supuestamente, consiste en medir las destrezas lingüísticas y matemáticas de los alumnos de 3º de la ESO. Su propósito real, sin embargo, es elaborar un ranking de centros que contribuya -si cabe- a desprestigiar aún más la labor de la enseñanza pública y que, además, altera enormemente el programa educativo de cada centro, obligándonos a preparar unas pruebas de nula validez en detrimento de otros contenidos.

El primer año que la Comunidad de Madrid propuso llevar a cabo estas pruebas, cometí el error (pura ingenuidad) de presentarme voluntario, creyendo que se trataría de un sistema de medición más o menos sensato y actualizado de los problemas que pudiera presentar la mayoría de nuestros alumnos. Sin embargo, me encontré con que -y ahora hablo de mi materia: las pruebas de lengua castellana- solo se exigían los contenidos rancios de siempre (identificación morfológica, análisis sintáctico, etc.) o simple y llanamente, aleatorios (exigiendo la definición de palabras que los alumnos no tenían por qué conocer a ese nivel ni en ese contexto).

Una vez llevado a cabo ese horror -supuestamente formativo y destinado a detectar problemas en la formación de los chicos- se pasó a su corrección en tiempo récord mediante plantillas, de modo que los correctores nos limitábamos a poner cruces y bienes sin valorar ni medir nada mínimamente razonable. Los alumnos, además, al saber que su prueba no sería objeto de su futura evaluación académica, tampoco se la tomaron en serio y los resultados, en definitiva, eran entre marcianos e inútiles.

Después, con esos datos tramposos y nada aprovechables, la Comunidad elaboró un listado de centros, consiguiendo despoblar algunos de ellos en pro de los concertados más próximos y creando una insana competitividad en los primeros. A su vez, dentro de cada centro se generaron un sinfín de polémicas de entre mal y pésimo gusto (como ejemplo, véase el claustro que se describe en uno de los capítulos de La edad de la ira), culpando a unos y otros departamentos de los resultados obtenidos. En ese sentido, el lema de "la culpa siempre la tiene el otro" se cumplió hasta sus últimas consecuencias. Por supuesto, las pruebas CDI -cuyo nombre, semejante al de un virus, ya da miedo por sí solo- han generado una edificante obsesión en institutos, donde figurar en el podium madrileño es la mayor de sus inquietudes (muy por encima de la formación -real- que obtengan o dejen de obtener sus alumnos).

Este curso (¿por qué será?) la Comunidad no ha contado con suficientes profesores voluntarios, tal vez porque somos muchos los que nos oponemos o porque, más allá de posiciones ideológicas, el pago por esa labor resulta insultante de puro ridículo, así que han optado por la designación forzosa de docentes que habrán de aplicar y corregir esa prueba atroz. Pues bien, he tenido la suerte de ser uno de los afortunados en el sorteo (imaginen mi euforia), así que tengo que ir a un concertado -uno de esos sitios que favorecen con dinero público y con condiciones de absoluta desigualdad desde el gobierno de Aguirre- y poner en práctica un examen que me parece que ataca todo en lo que creo y en lo que debería ser la enseñanza de la lengua y la literatura en nuestro tiempo. Todo ello, claro, bajo la coartada de dos conceptos que sirven para defender cuanta barbaridad educativa se comete: el método PISA y la calidad de enseñanza. Términos que hoy en día parece que puede emplear cualquiera sepa o no de lo que está realmente hablando.

En días así, confieso que me siento muy cerca de Gema, uno de mis personajes predilectos dentro del IES Rubén Darío en La edad de la ira. Y es que, como ella, me cuesta contener la risa amarga ante el cinismo de quienes, supuestamente, velan por los intereses de la educación. La de nuestros alumnos no, desde luego.

19 comentarios:

Anónimo dijo...

Además hay colegios que hacen trampa. En el de mis hijos han puesto clases extraordinarias de lengua y matemáticas para 3º de la ESO ¡gratis!, porque saben que los alumnos de este curso poca solución tienen, pero el colegio quiere vender nivel.

Sinclair dijo...

¡¡¡No puede ser!!!! Ahora entiendo tu enfado. Un sorteo...Es increíble... Demasiado incluso para ellos

Sinclair

Dave dijo...

Ni te cuento en qué puesto está el mío mon frère....

Zoeybird dijo...

Dices que los alumnos no se lo tomaron en serio ¿Y porque se lo ibana tomar en serio? Es una prueba más y para colmo no les cuenta para nota que al fin y al cabo es lo único que les acaba importando...Me llevé años haciendo análisis sintáctico y se ponían notas negativas gracias a los descuentos de emdio punto por cada falta.

Arual dijo...

Vaya, vaya, de ahí viene tu cabreo, no me extraña, pero qué tonterías se ha inventado la Aguirre para aumentar las desigualdades entre los centros, es vergonzoso!

Thyssly dijo...

Además, no sé si como broma pesada, la fecha decidida ha sido el 28 de abril, es decir, el jueves después de las vacaciones de Semana Santa.

Anónimo dijo...

Perdone, pero alguien me puede explicar porque demonios tenemos que hacer la prueba??? De qué nos va aservir ???!!!! Si sí, tenemos (estoy en 3º ESO). Resulta que nos hacen un exmane, para saber los conocimientos que tenemos en Abril ( el curso acaba en Junio) luego te llega una carta a tucasa diciendo qeu la nota media de su hij@ es de 5 en lengua y un 3 en matemáticas, cuando jamas me han quedado. Debajo de tu nota aparece la centro, 2.5 en matemáticas, y un 5.8 en lengua (datos oficiales de la prueba del año pasado). Y resulta que el 100% de los alumnos de bachillerato que se presentaron a selectividad (35) han aprobado y la nota más baja es un 7.4 Estudio en un pequeño instituto (700 alumnos) publico en Parla. Gracias por su ayuda. Me encanta el blog. Besos a todos de Isa

Anónimo dijo...

Y qué propones que se haga para que los centros se preocupen por mejorar? No entiendo esa aversión que todo funcionario público tiene a cualquier medida objetiva sobre el desempeño de su labor.
Esto en otros países es más que habitual. Y me parece estupendo. Los padres (y los contribuyentes) tenemos derecho a saber qué centro es mejor que otro. Solo faltaba.

Fernando J. López dijo...

¡Por supuesto que estoy a favor de que se estudie y analice el desempeño de mi labor, estimado Anónimo! Es más, estaría encantado de ello (es una de las cosas que defiendo en la novela...), pero estas pruebas no suponen ese estudio. Son unos exámenes nada fiables, que se corrigen con una exigua plantilla, en los que no se obtiene información alguna sobre la verdadera preparación de nuestros alumnos.
Claro que los padres tienen derecho a saber cómo son los centros, cómo van sus hijos, cómo trabajamos... Claro que estoy a favor de la comunicación total entre vosotros y los profesores -es más, cuanto más colaboro con padres, más y mejores resultados obtengo-, pero por eso mismo creo que todos nos merecemos que esas valoraciones se basen en criterios reales, serios, rigurosos, no en pruebas aleatorias que nada indican.
Si has leído atentamente el texto, habrás visto que comienzo diciendo que colaboré de forma voluntaria en la primera edición de estas pruebas, pues pensaba -como tú- que servirían para beneficio de todos. Sin embargo, desde dentro me di cuenta que solo perseguían hacer un ranking, un listado, olvidando a los únicos protagonistas reales de la educación: nuestros alumnos.
Creo, y entiende bien lo que voy a decir, que a veces -como también se dice en la novela- padres y profesores nos empeñamos en vernos como antagonistas en vez de como colaboradores en una tarea común. En este blog trato de hacer autocrítica tanto de mi gremio -en el que veo muchas cosas que no me gustan, otras que sí- como del sistema o de la participación/inhibición de los padres. En definitiva, no todo es blanco o negro, y no hay por qué estar a la defensiva cuando se habla de estas cuestiones, sino reflexionar sobre ellas tanto como se pueda.
En cualquier caso, te agradezco mucho tus comentarios, pues tu participación deja constancia de tu interés por la educación y eso, en sí mismo, ya es algo importantísimo. Cuanto más dialoguemos todos los implicados, más posibilidades de conseguir una verdadera enseñanza de calidad.
Un saludo

Arual dijo...

Nando para cuándo vas a colgar la entrevista de EL MUNDO?

luis dijo...

Yo también soy profesor de Lengua y Literatura, pero tengo mucha más suerte que tú: trabajo en uno de esos concertados en los que todo es tan fácil. Es fácil porque nunca admitirán que uno de nuestros alumnos es ACNE ("ahora sólo hay dinero para los públicos "sic""). Es tan fácil porque tenemos los mismos alumnos conflictivos que en tu instituto, pero nadie lo reconoce. Es fácil porque gano menos que tú siendo doctor por la Universidad Complutense. Es fácil porque mi empresa me exige dar muchas más horas de clase que tú, cuidar más patios y comedores, hacer más tutorías que tú, y volver feliz a casa.
La verdad. Estoy tan de acuerdo contigo en el análisis que haces de las pruebas CDI que no podía esperar que una persona, que encuentro inteligente y lúcida, caiga en esos lugares comunes.
Un abrazo. Cuídate.

Fernando J. López dijo...

Hola Luis:

En primer lugar, gracias por tu comentario que, desde luego, me parece que aporta una visión que faltaba en este blog.

En segundo lugar, siento que parezca que he infravalorado la labor de los profesores de la concertada (¡nada más lejos!, tengo amigos y compañeros en ello). Con lo que no estoy de acuerdo es con el concepto de la concertada como tal, pero ese es otro debate y bajo ningún concepto se pone en tela de juicio el trabajo de quienes estáis dando clases en esos centros (y sé de buena tinta en qué condiciones).

Mi queja en este post tiene que ver con las pruebas, con los rankings y con la falta de apoyos a la enseñanza pública en general. Sumo tu queja, desde luego, y si te parece, me gustaría incluir tu comentario en un nuevo post dentro de este blog, para que se pueda oír otra voz desde otro ámbito educativo.

La idea de este espacio es generar una polémica conciliadora, constructiva, así que gracias por dar una voz más y cuéntame si te parece bien que tu comentario se convierta en post. Quizá sea bueno que todos eliminemos lugares comunes: yo el primero.

Gracias y un saludo.

Anónimo dijo...

Ya lo dijo Umbral: yo he venido a hablar de mi libro.

Anónimo dijo...

Y para colmo ahora, en nuestro instituto nos dicen que en nuestro expediente saldrán todas nuestras notas. Desde luego, prefiero que nos hayan engañado, por que según las pruebas anteriores, hay muchas cosas que no hemos dado aún y otras hace mucho que no las practicamos, vamos, que no hay nada del temario que estamos estudiando durante el curso, no es justo, vamos a suspender la mayoría,fijo.

El Profe Miguel dijo...

Se pone la misma prueba a todos los alumnos, a todos los grupos, a todos los centros.
Da lo mismo que sea un instituto público de Entrevías que un centro hiperpijo de la calle Serrano.
Da lo mismo una clase que el año pasado tuvo seis profesores de Lengua distintos que otra que lleva con el mismo profesor desde 1º
Da lo mismo un entorno de paro y exclusión social que otro de riqueza y cultura.
Da lo mismo tener medios que no.
Da lo mismo un proyecto educativo que otro.
Da lo mismo tener cinco horas semanales de Matemáticas que tres.
Da lo mismo estar en una clase con 10 repetidores y 12 de diversificación que en otra donde la nota media es un 8.
Ese es el concepto de igualdad: Igualdad de obligaciones pero no de oportunidades.
Se evalúa a los alumnos de la misma manera, con las mismas pruebas, como si los alumnos, los grupos, los centros, los barrios y las ciudades fuesen todos la misma cosa. Ese es el problema de las pruebas CDI.

Anónimo dijo...

Yo tampoco estoy de acuerdo con esta prueba pues no sirve absolutamente para nada, no puede tener el mismo nivel un colegio que puede "seleccionar" a su alumnado que un colegio publico que tiene que admitir a todo el mundo, sobre todo en los pueblos pequeños donde solo hay un colegio y se carecen de medios y personal para atender a los inmigrantes, los cuales y no es por menospreciar a nadie traen muchas carencias educativas, sobre todos los de origen magrebí, que muchos de ellos no hablan ni una palabra de castellano, siendo el profesor de esa clase el encargado de enseñarle el idioma por lo que tiene que quitar tiempo al resto de la clase y se de lo que hablo porque me ha pasado ese caso con mis dos hijos.A los colegios que obtienen menos calificacion, no solo no refuerzan el profesorado ni les dan mas medios, al contrario les recortan de todas partes, por lo que tienen que hacer mucho con pocos medios y personal. Entonces sinceramente si la prueba no sirve para subsanar esas carencias, no sirve absolutamente para nada.

Anónimo dijo...

Tiene razón el profe Miguel, hay alumnos que no saben lo que es estar 2 cursos seguidos con los mismos profesores, hay colegios que todos los cursos, quitando al equipo de direccion, el resto del profesorado cambia casi al completo, hay colegios que cuentan con muchos más medios que otros. Y ya sabemos que colegios son digamos que tiene reservado el derecho de admision y en los que solo entras si tienes dinero para pagarlo

Esperanza dijo...

Mi hijo pequeño ha hecho la prueba este año,otros años eran examen de lengua y de matematicas, pero este año han añadido cultura general. Este examen se hace en Abril o mayo cuando aún no se han dado temas que vienen en el examen, sobre todo de matematicas y además los alumnos están más presionados porque de ese trimestre depende que pasen el curso o no. Además mi experiencia por lo visto en estos 7años es que la prueba solo sirve para "avergonzar" publicamente a colegios publicos en los cuales el 30 o 40% de su alumnado es inmigrante por lo que el nivel baja bastante, datos no conocidos por la gente en general y que han motivado protestas por parte de la direccion de dichos colegios y alcaldes de estos pueblos. En la clase de mi hijo hay dos marroquies y un gitano, son niños que no causan problemas de convivencia pues están muy integrados no solo en la clase si no fuera de ella, pero no tienen el mismo nivel que el resto de la clase,y hay otro niño español con adaptacion curricular y estos niños tienen que hacer ese examen por lo que el resultado medio de la clase baja. Y cuando se publican estos resultados nada se dice de la problematica de los colegios que sacan menos nota, ni luego se lo dota de medios para poder corregir estas deficiencias.

Anónimo dijo...

Este año me ha tocado hacer la prueba y me parece también que para lo único que sirve es para que los colegios se comparen. Además si por casualidad ese día tenemos un mal día (que lo tuve) te perjudica no pudiendo obtener algunos diplomas o títulos que podrían estar en expediente (pero no están porque ese día te dolía la cabeza)