sábado, 18 de septiembre de 2010

Así no


Este martes 21 de septiembre se celebrará en Madrid a las 18:30 h una concentración frente a la Consejería de Educación. El motivo de esta convocatoria son, según el cartel que incluyo justo arriba, los recortes sufridos por la enseñanza pública en este curso. Sin embargo, una vez más, los sindicatos convocantes mezclan la calidad de la enseñanza -¿por qué no se menciona eso en su cartel?- con reivindicaciones exclusivamente salariales.

Personalmente, tenía claro que asistiría a esa concentración. Sin embargo, tal y como se ha planteado, vuelvo a dudarlo. Mi problema no es, como allí se dice, trabajar unas horas más. Mi problema no es la reducción del incentivo de la jubilación anticipada. Mi auténtico problema es que trabajo cada vez con más alumnos y con menos medios. Mi problema es que hay menos profesores de los necesarios y, por tanto, menos grupos de los posibles. Mi problema es que este curso no se atiende a la diversidad en ningún centro porque no tenemos medios para ello. Mi problema es que en la Comunidad de Madrid se ceden terrenos a entidades religiosas para promover la concertada en detrimento de la pública. Mi problema es que no hay una sola medida a favor de la dignficación del trabajo docente y, por ende, de la enseñanza.

Por eso, supongo, no me identifico nada con este cartel, donde solo hay quejas sobre dinero, vacaciones, licencias por estudio... Y no es que todo eso no sea reivindicable, pero vuelve a demostrar una visión ombliguista del problema, un yoísmo que hace imposible que mejoremos nada. ¿Cuándo nos vamos a dar cuenta de que todos -padres, alumnos y profesores- estamos en el mismo barco?¿Cuándo vamos a pelear por unas condiciones dignas para todos?
Es triste que ese cartel no mencione cómo esos recortes han afectado también a otras cuestiones, como la adquisición de libros de texto o a las becas de estudios. ¿No nos afecta eso? ¿No nos indigna que la educación sea el sector donde caen todos los recortes o, al menos, uno de ellos? El lema, desde luego, lo deja bien claro: "por la retirada de los recortes para los docentes". Horror. ¿Solo son para nosotros? ¿Es que acaso dar clase en un grupo de 38 alumnos no es un recorte para todos y, en especial, para los alumnos?

Lo siento, pero cuanto más trabajo en esto, más distante me siento del colectivo docente (con honrosas excepciones a las que sí admiro). Estoy cansado de sus quejas y de que estas se resuman, básicamente, en dar menos horas de clase. ¿Eso es todo a lo que aspiramos?¿Esa es toda nuestra implicación en materia educativa? Pues, aunque esto sea impopular y políticamente incorrecto, nuestro sueldo es, cuando menos, digno (especialmente si hacemos un cómputo del salario y de las horas trabajadas), nuestras vacaciones son inmejorables y tenemos mucho tiempo tanto para preprar nuestras clases como para compaginarlas con otras tareas: estudios, investigación, creación... No todo el mundo tiene la suerte de disponer de tanto tiempo para su vida personal y eso, en sí, es también otro lujo que a veces olvidamos. Y si, aun así, no les compensa, por favor, que busquen otras vías. Ya está bien de tanto victimismo: ¿por qué no empezar de nuevo en otra cosa? Yo lo he hecho unas cuantas veces y tengo claro que seguiré haciéndolo mientras sea necesario. No soporto esa actitud tan española de la queja eterna desde la inacción y la pasividad (qué poco hemos cambiado desde ese estatismo que ya denunciaban los intelectuales del 98).

Por supuesto que todo es mejorable, pero me parece mucho más necesaria una labor de dignificación social de la figura del profesor -tan devaluada en nuestros días- que una lucha para que no se reduzca el incentivo de la jubilación anticipada. Me encantaría que, alguna vez, estas concentraciones atendiesen al conjunto de la sociedad y sirviesen para poner de relieve los gravísimos problemas de un sistema educativo que no funciona, que hace aguas, y contra el que poco se puede hacer si no se toman medidas urgentes y globales. Pero no, volvemos a la cantinela de siempre. Al sueldo y al horario.

Lástima. Esta podría ser una gran ocasión para unirnos todos -profesores, padres y alumnos- en la lucha por una verdadera educación pública de calidad. Una gran oportunidad para acercarnos a la sociedad y que entiendan cuáles son nuestras verdaderas necesidades. Pero nada, no lo será... Yo aún no sé si iré a esa concentración -necesito mostrar mi descontento de algún modo- pero si lo hago, tengo claro que servirá para conseguir ninguno de los fines que persigo. Fines que, en esa hoja, ni siquiera aparecen.

6 comentarios:

Elena dijo...

Ojala hubiese mas profesores con opiniones como la tuya.

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo. A pesar de todo, si estuviese allí iría sin dudar. Me parece más efectivo que lo del día 29.
Besos y ánimo

Sinclair

Anónimo dijo...

Estoy completamente de acuerdo con tu entrada. Además, otro problema que tienen esas manifestaciones es que ensucian la causa por la que supuestamente luchan, en este caso la calidad de la enseñanza.
Algo muy parecido pasó hace un par de años por la implantación del plan bolonia en la enseñanza universitaria. En lugar de criticar la "vuelta al cole" y la infantilización de la universidad que supone ese nuevo planteamiento, se atacaba la "privatización" con mensajes sindicalistas y se decía que bolonia empeoraba la calidad de la enseñanza cuando, en verdad, lo único que molestaba era que este nuevo plan obliga, entre otras cosas, a asistir a clase. Y todas estas quejas, cómo no, se hicieron a la española, es decir, diez años despues de que se hubiera aprobado la implantación del plan. Por supuesto, en el momento de aprobarlo los estudiantes no dijeron ni mu, ¿por qué molestarse si no les iba a afectar?
Creo que sería muy interesante averiguar cómo están percibiendo estos alumnos los recortes, claro que eso es ya más complicado...

David.

BERTA dijo...

Somos muchos los profesores que pensamos como tú. Desde un nuevo grupo que se ha creado en diferentes plataformas (facebook, por ejemplo) que aboga por la calidad de la enseñanza pública, al margen de sindicatos, se cree que esta concentración representa mejor nuestros intereses que los de la huelga general, intereses que, por otro lado, coinciden plenamente con los tuyos, no con los que aparecen en el cartel. Yo voy a la manifestación a pedir calidad, no a pedir más dinero. Si te anima a venir saber que somos más como tú, genial!!!
Fdo: Una interina que ni siquiera ha sido convocada.

coxis dijo...

yo tengo 6 grupos este año (no es que me queje por ello), pero sí me quejo de que están bien cargaditos de alumnos (sobre todo los de primer ciclo de la ESO, donde abundan los chiquillos con necesidades especiales y donde sientes que no haces bien tu trabajo, que sólo pones parches)

Anónimo dijo...

Creo que en tu lugar se me plantearía el mismo dilema. ¿Has asistido finalmente?