jueves, 18 de octubre de 2012

Una escuela flexible


"El número de alumnos por clase no aumenta, se flexibiliza." Wert

Esta es una de las últimas declaraciones de nuestro actual Ministro de Educación. Y, aunque su afirmación pueda parecer un eufemismo disparatado, no se trata más que de una síntesis perfecta del objetivo que persigue: una escuela flexible. Y, para ello, lógicamente, lo primero que debemos flexibilizar es el sistema:

- Un sistema flexible, especialmente a la hora de eliminar materias y asignaturas. De este modo se podrá empobrecer convenientemente a nuestros alumnos al privarles de conocimientos de Tecnología, Plástica o Cultura Clásica, entre otros.

- Un sistema flexible cuando debamos recortar vías y opciones académicas, suprimiendo así Bachilleratos tan inservibles como el dedicado a la Música, la Danza y las Artes escénicas, disciplinas merecedoras -por supuesto- del más sonoro de nuestros desprecios.

- Un sistema flexible, cómo no, como para albergar la religión catequizadora en nuestras aulas y, a cambio, sacar de ellas los contenidos que puedan acercar a los alumnos a la ciencia actual o al pensamiento cívico y ético, tal y como sucedía en Ciencias para el Mundo Contemporáneo o en el temario de Ética y Educación para la ciudadanía.

- Un sistema flexible, por supuesto, para poder intensificar el fracaso escolar tanto como nos convenga, sacando amablemente del sistema a todos los alumnos que no consideremos aptos e invitándoles a cultivarse lejos de las aulas mientras se convierten en acrítica y productiva mano de obra.

Por supuesto, no basta con esto, sino  que también se pretende que padres, alumnos y profesores compartan esa misma flexibilidad:

- Alumnos flexibles, que puedan adaptarse a clases de treinta y tantos, capaces de sobrevivir sin apoyos, sin refuerzos, sin orientadores, que sepan mantenerse a flote en un sistema que les tratará de expulsar a cada paso gracias a un sinfín de pruebas externas donde  no importará que aprendan a aprender, sino que logren saltar vallas estadísticas y censos varios.

- Padres flexibles, dispuestos a solventar todas las carencias que sus hijos traerán consigo y que, de paso, también puedan flexibilizar su sueldo para costearles estudios y formación, ya sea la -ahora astronómica- matrícula universitaria, ya el curso de una lengua en la Escuela Oficial de Idiomas, ya el aprendizaje musical en un Conservatorio. Se preferirá a los padres flexibles con dinero, naturalmente, porque de sus hijos será la educación de la elite.

- Profesores flexibles, que multipliquen sus horas de clase, que inventen el modo imposible de atender a todos los alumnos que se adocenan en sus aulas gracias a las nuevas ratios, que puedan flexibilizar tanto su tiempo como sus conocimientos, impartiendo materias de las que muchos no son siquiera especialistas. Flexibles para hacer la vista gorda cuando sepan que el sistema está marginando a los que menos tienen, a los que menos pueden. 

En definitiva, esta escuela flexible que nos propone Wert es una escuela que acata, callada y en silencio, su degradación. Que asume la desigualdad cultural y social como una realidad contra la que se puede luchar. Que no alza su voz a favor de la educación, ni de la cultura, ni de la democracia. Una escuela que, de momento: las manifestaciones de hoy lo demuestran, está muy lejos de ser real, porque la voz -de alumnos, de padres y de profesores- sigue sonando más fuerte -y más firme- que nunca.

2 comentarios:

Olga Mínguez Pastor dijo...

¿Cómo es posible que estemos llegando a esto? Da auténtico miedo, la verdad. Por suerte, todavía somos muchos los que continuamos luchando para evitar esta barbaridad.
Muy buena entrada, como siempre.

Besos,
Olga.

Delia Madueño dijo...

Entristecedor. No solo no avanzamos, y, ni siquiera estamos estancados. Estamos retrocediendo y perdiendo logros conseguidos a lo largo de los años. Dentro de poco tiempo solo podrán permitirse estudiar una minoría.